Foro Río de la Plata



Foro Regional en defensa del Río de la Plata, la salud y el medio ambiente.

Los Bosques de Hudson: relato de una muerte anunciada

IMG_4882A lo largo de estos últimos años venimos denunciando ante las autoridades provinciales y locales, y alertando a los vecinos, del desastre ambiental que se está consumando con el ecosistema ribereño en la costa de Hudson.

Primero fue la construcción un camino de acceso a la costa, que parecía que respondía a un anhelo de quienes solemos ir a la costa, aunque nunca nadie pidió una camino de esa características que al ser elevado en alrededor de 2 metros se convirtió en un dique de contención de las aguas que circulaban de norte a sur en busca del arroyo Baldovinos y en el responsable de iniciar la desaparición del Arroyo Grande uno de los abastecedores de agua dulce de los humedales y el bosque a ambos lados del camino.

Luego fue la construcción ilegal de un murallón y camino costero sin consulta social, sin el estudio de impacto ambiental correspondiente ni de ningún otro tipo de autorización. En este caso la Justicia hizo lugar a un recurso de amparo presentado por el Foro y detuvo la obra, que está a medio construir pero que igual impide la normal relación entre el río, el bosque y sus humedales.

El tiempo demostró que todas estas obras tenían un solo objetivo. FAVORECER LA CONSTRUCCIÓN DE LOS BARRIOS PRIVADOS DE PUEBLOS DEL PLATA Y LOGOON HUDSON.

A esta realidad se sumó nuestra denuncia al Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) de la maniobra de las empresas Caputo Hnos. y Achaval SA que volteaban decenas de árboles y rellenaban sus humedales para avanzar con la preparación de su cuarto barrio llamado El Cano. Luego nos enteramos de que ya había otra denuncia en el organismo de control provincial quien durante una inspección levantó un acta que dice “De la fiscalización practicada al lugar surgen las siguientes observaciones: 1.- Una vez apersonados en el sitio, accedemos al predio donde se realiza el emplazamiento mencionado (Pueblos del Plata) y recorremos sus diferentes zonas (…) del cual se desprenden las siguientes observaciones: al momento de nuestra presencia se constata que se realizaron tareas de desmonte de bosque nativo en este sector perteneciente a la Formación Bosque Ribereños. 2. Se observa además, ejemplares de árboles quemados y fuego al momento del relevamiento, tocones y arboles desgajados de raíz, lo que hace inferir que el trabajo fue realizado con maquinaria.(…) dada la GRAVEDAD de la situación detallada anteriormente se procede a aplicar la CLAUSURA PREVENTIVA PARCIAL de la zona afectada…”. En criollo quiere decir que TENIAMOS RAZON.

Y aquí empieza el circo, ya que como consecuencia de encontrarlos responsables y certificar que lo hacían sin ningún tipo de autorización el Subsecretario de Fiscalización y Evaluación Ambiental del OPDS quien convalida clausura, pocos días después la levanta y les permite seguir la obra cuando la empresa paga una multa de $ 907.320,40., cambiaron miles de árboles -de un sistema único- por unos pesos que para esas empresas son un vuelto y que se disponen a realizar un negocio millonario.

Pero la cosa no termina aquí, ya que el Foro con fecha 4 de junio denunció el método de salinización que usaron para secar los árboles y luego rellenar el lugar, esa denuncia, junto a las obras que realiza Lagos de Hudson, del otro lado de la calle 63, donde produjeron un movimiento de suelo nunca visto en nuestra zona y que no consta que tenga ningún tipo de estudio, ni autorización.

Esta denuncia todavía no tuvo respuesta. Peor aún, “raramente” el expediente está extraviado.

Por último, queremos agregar que aún no han mostrado ningún estudio que hayan hecho sobre la zona, ninguna de las empresas mencionadas.Ni han llamado a una consulta popular, obligatoria por tratarse de bienes comunes.

Conclusión cambiaron el verde de los arboles por el verde de los dólares.

Mientras tanto la justicia (con minúscula) sigue sin pronunciarse sobre el murallón y el camino costero, por lo tanto siguen impidiendo el normal vínculo entre el río y el bosque, lo que día a día produce un deterioro mayor de este último.

Así, con la complicidad de las autoridades locales y provinciales, una de las zonas de alta fragilidad ecológica y una de las de mayor biodiversidad de la provincia de Buenos aires, con influencia directa de las mareas del estuario, se muere lentamente.