Foro Río de la Plata



Foro Regional en defensa del Río de la Plata, la salud y el medio ambiente.

Reflexionando sobre el Día Mundial del Medio Ambiente

Monsanto2Se pudo leer, escuchar o ver, en distintos medios, recordar que el 5 de junio es el Día Mundial del Medio Ambiente, que fue establecido por la Asamblea General de Naciones Unidas en su resolución del 15 de diciembre de 1972 y  que desde 1973 se celebra en esa fecha porque se dio inicio a la Conferencia de Estocolmo en 1972, cuyo tema central fue el Ambiente. Los que más se extienden en el tema repiten que el  Día Mundial del Medio Ambiente es un vínculo por medio del cual la Organización de Naciones Unidas (ONU) sensibiliza a la población mundial en relación a temas ambientales, intensificando la atención y la acción política. Cháchara hubiera dicho un viejo político ya desaparecido.

En su declaración de este año el documento oficial de las Naciones Unidas dice: “Cada año, el Día Mundial del Medio Ambiente se organiza en torno a un tema y sirve para centrar la atención en una cuestión particular apremiante”. “Conectar a las personas con la naturaleza” es el slogan de este año y el país anfitrión es Canadá, país que se encuentra entre los 10 más contaminantes del mundo. En ese llamado a una mayor conexión de las personas con la naturaleza, la ONU “nos anima a que salgamos al aire libre y nos adentremos en la naturaleza para apreciar su belleza y reflexionar acerca de cómo somos parte integrante y lo mucho que de ella dependemos”. En más de un pasaje de la corta declaración apela a la (supuesta) responsabilidad del ciudadano común.

La realidad es muy distinta. La vida demuestra la incapacidad de la ONU para detener los procesos de calentamiento global  y reducción de gases de efecto invernadero que ponen en riesgo la vida humana sobre el planeta.  Esa incapacidad proviene de sus génesis. La Organización de Naciones Unidas es un organismo orquestado por los países centrales y son ellos los principales responsables de la situación. En el  capitalismo no hay lugar para salvar al planeta. Es contradictorio con su esencia, pues se enfrentan principios de vida contra intereses económicos.   

La decisión de Donald Trump de retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático no hace más que poner blanco sobre negro la verdadera esencia del capital internacional  y sus mentiras sobre el Ambiente.

Argentina se suma a IMG_2538la hipocresía olvidándose de los acuerdos con las mineras, de la utilización creciente de agroquímicos, de la deforestación que no se detiene, de la Ley de Glaciares que no cumple, del fracking que impulsan, de los transgénicos, de que solo el 12 % del agua residual es tratada antes de su vuelco a cuerpos de agua, de la degradación y amenazas que sufren los humedales, o a la falta de agua sana, de cloacas, de controles sobre los vuelcos industriales, de  los basurales a cielo abierto, de  la destrucción de los bosques nativos, bosques ribereños y reservas naturales, etc. etc.

Entonces nos preguntamos ¿por qué no fijar nosotros  una fecha que recuerde la lucha incesante de los pueblos del mundo por un ambiente digno, de la lucha por vivir en relación con la naturaleza?

Esa fecha, quizás, pueda ser el 3 de marzo día que fue asesinada la entrañable Berta Cáceres,  líder indígena lenca, feminista  y activista del medio ambiente hondureña. Un día  de lucha no de festejo y retórica.Berta caceres 2