LA LEY DE HUMEDALES AÚN ESPERA SU TRATAMIENTO EN DIPUTADOS.

En febrero de 2021, la ONU publicó un informe bajo el título “Aportes del Sistema de Naciones Unidas al proceso de elaboración legislativa para la conservación y el uso sostenible de los humedales en la República Argentina”, informe que en diciembre de 2020 habían hecho llegar a las autoridades legislativas argentinas.

El informe de la ONU, plantea que “Una ley de humedales es una herramienta indispensable para detener la rápida degradación y deterioro que están enfrentando estos frágiles ecosistemas, los cuales, según datos de la Convención de Ramsar, han disminuido en extensión entre un 64 y un 71% durante el siglo XX y cuya pérdida continúa a ritmo acelerado en todo el mundo”. 

El informe resalta que en “la situación actual del COVID-19, los impactos del cambio climático, la pérdida de la biodiversidad y los incendios sucedidos durante este año (2020), representan grandes desafíos para la concreción del marco de recuperación establecido, la protección del ambiente y el desarrollo sostenible,” y pone en relieve la interdependencia entre ambiente, Derechos Humanos y la salud de las personas. 

En el mes de noviembre la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara de Diputados aprobó (por amplia mayoría) un despacho que no se trató en ninguna de las otras comisiones al que fue girado, antes de ser tratado en el recinto. Se perdieron dos meses de sesiones ordinarias.

Tampoco el Ejecutivo lo incorporó en la agenda de las sesiones extraordinarias. Se perdieron otros dos meses.

Ya en mayo el despacho de Recursos Naturales aguarda tratamiento en las comisiones de Agricultura y Presupuesto. Hoy día puntualmente duerme en un cajón de la comisión de Agricultura. Ya se perdieron 2 meses más.

Es decir que una ley vital para incidir en la situación ambiental y sanitaria del momento ya perdió 6 meses y no hay miras de que vaya a ser tratado. ¿VAMOS CAMINO A QUE SUCEDA LO MISMO QUE CON LOS INTENTOS ANTERIORES?

La decisión sobre el futuro control del Rio Paraná que volvería a ser privatizado. Las represiones en Andalgalá y toda la provincia de Chubut ante las movilizaciones callejeras que enfrenta la entrega del Gobierno. La situación con la minería a cielo abierto en toda la región cordillerana. Las modificaciones  de  zonificaciones en áreas que son HUMEDALES y pasan de áreas protegidas -como reservas naturales- que pasan a ser lugares donde se permite la instalación de parques industriales; cambio de categorías, que como en Quilmes, se han hecho durante la pandemia del COVID 19. Las vacilaciones que demoran las medidas que prohíban el uso de agrotóxicos, o las negociaciones con China para la instalación de mega granjas productoras de carne porcina. Estos pocos ejemplos parecen mostrar que vamos camino a repetir situaciones ya conocidas.

A pesar de la difícil situación que nos pone la pandemia de Covid no debemos parar el reclamo, individual y colectivo a la Comisión de Agricultura para que trate el proyecto recibido hace 6 meses de la Comisión de Recursos Naturales.

#LeydeHumedalesYa

También te podría gustar...