El debate contra el electromagnetismo generado por la telefonía celular, ganó un lugar en el Congreso de la Nación

En una de las salas del anexo de la HCD de la Nación, con la presencia de un importante número de representantes de organizaciones sociales y ambientales  y varios Diputados de la Nación y de la Ciudad de Buenos Aires, el jueves 7 de junio se presentó, para un intercambio de opiniones, el proyecto de ley  de “Presupuestos mínimos de prevención y control de la contaminación electromagnética”, que producen las antenas de telefonía celular.

El proyecto, que lleva el Nº de expediente D-213/2012, y que fue presentado por el Diputado Antonio Riestra, acompañados de sus pares: Víctor de Gennaro, Graciela Iturraspe, Claudio Lozano, Victoria Donda, Liliana Parada y Gerardo Fabian Milman, recupera el que  hace más un año había presentado la Diputada (MC) Verónica Benas.

El proyecto, establece los elementos mínimos de protección ambiental para prevenir, evitar, reducir y controlar la contaminación electromagnética producida por las antenas de telefonía celular, hecho que será completado con la presentación de un proyecto de características similares, pero que pone el centro de la atención en los efectos sobre la salud que generan las emanaciones electromagnéticas producidas por las subestaciones, los transformadores y el tendido del cableado eléctrico. En esta dirección es que el lunes 11 de junio se llevó a cabo en la sala 2 del Anexo de la Cámara de Diputados de la Nación, otra Audiencia convocada por la Diputada Victoria Donda y los Vecinos Autoconvocados por la Vida de Berazategui. (Ver  “Por una ley sanitaria que impida la contaminación electromagnética”)

El objetivo que persiguen ambos proyectos son los mismos. Los caminos son similares, la diferencia es que esta última Audiencia fue el primer paso en dirección a crear una legislación sanitaria. La falta de normas sanitarias es un gran agujero negro en la jurisprudencia argentina. Nuestras leyes, basadas en vetustos principios técnicos, no recogen las recomendaciones de centenares de estudios internacionales, que están marcando un camino diferente al que se recorre en nuestro país y que también desconoce la Justicia en sus fallos. (Ver: “Lo que no se puede dejar de saber sobre el electromagnetismo”)

En la Audiencia convocada por el Dip. Riestra se explicó con absoluta claridad que se puede alcanzar una comunicación (celular) eficiente sin alterar el nivel adecuado de emanación.

El proyecto plantea la necesidad de fijar que los niveles de emisión máximos a los que debe ser sometido la población en las zonas urbanas son lo siguientes:

a)      señales de modulación analógica: 10  uW/cm2

b)      señales de modulación digital: 0,1 uW/cm2

Como en otras oportunidades los oradores centrales hicieron hincapié en la necesidad de aplicar el principio precautorio, el que invierte la carga de la prueba, es decir ahora son las empresas y las autoridades que habiliten las obras las que deben demostrar que la misma no es perjudicial para la salud humana.

El otro elemento fuerte de la reunión es el que surge de la exigencia de que las empresas deban rediseñar las redes para estar dentro de los parámetros justos. Esto traerá aparejado la relocalización de las torres que sostienen las antenas, es decir alejarlas de los lugares que vive la gente y donde no puedan alejarse, modificar las fuentes de emisión (cable coaxil con pérdidas); rediseñar las redes de acceso a los celulares; entre otras medias.

El otro elemento de mucho peso fue las cuestiones que hacen a la cultura sobre el uso de los celulares (protección personal)

Entre los temas para debatir en un futuro inmediato quedó planteada la necesidad de generar normas que eliminen el WiFi de los lugares cerrados, particularmente en las escuelas, las que deberían volver al sistema de cable.

 

Foro Regional en Defensa del Río de la Plata, la Salud y el Medio Ambiente

 

También te podría gustar...