La Planta del “Bicentenario”, no es la obra que el Río de la Plata y la gente necesitan

Vista aérea de la planta de pretratamiento en la costa de Berazategui

Vista aérea de la planta de pretratamiento en la costa de Berazategui

Si uno se toma el trabajo de ingresar en la página Web de Agua y Saneamientos Argentinos (AySA), en la parte que se refieren a las  Grandes obras de infraestructura, se podrá encontrar algo (no todo), de lo referido a lo que denominan Planta Depuradora “Del Bicentenario”, así han llamado a la obra de “tratamiento” de líquidos cloacales que están realizando en la costa de Berazategui.

AySA reconoce que está invirtiendo, en la primera etapa de esta obra, la suma de $482 millones de pesos y aunque insiste en denominarla planta depuradora indirectamente asume que se trata de una planta de pre-tratamiento, tal cual lo venimos denunciando desde el Foro hace años. Allí se puede leer que: “La planta constará de: una estación elevadora de entrada, unidades desarenadoras y desengrasadoras, equipadas con puentes barredores de fondo y de superficie, instalaciones para transporte y acondicionamiento para la disposición de los sólidos retenidos en el proceso, además de otras instalaciones auxiliares”. Nada de tratamiento de contaminantes.

En el Boletín de la Municipalidad de Berazategui Nº 40, de agosto de este año, bajo el título de “Más obras en Berazategui”, hacen referencia a este tema en forma más simple y asumiendo que la llamada Planta Depuradora de líquidos cloacales “separará sólidos densos, sólidos flotantes y grasas que irán al CEAMSE”. Claro le agregan una triste realidad -ya también denunciada oportunamente- las grasas que puedan separar irán a parar al CEAMSE, generando más contaminación aún.

Mirando la foto área del lugar puede observarse claramente que la obra consiste en el canal de entrada -cámara vieja-; la zona de desbaste, estación elevadora y tamizado; la zona de desarenado y desengrasado y por último el canal de salida, que es el mismo que existe desde hace muchos año, que tiene 2.500 m de extensión y que también en más de una oportunidad hemos dicho que está con serios deterioros estructurales.

Aún nos queda por discernir que quiere significar AySA cuando dice que “El objetivo de este importante proyecto es colaborar con la paulatina mejora de la calidad de las aguas que bañan la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense (cuando en realidad no va a tratar contaminantes), y aportar mayor flexibilidad al sistema de saneamiento existente para así poder continuar con la expansión de la red de desagües cloacales”.

También se puede observar que para emplazar la actual planta, absolutamente insuficiente, se desforestó una porción importante de la costa berazateguense. Además se debe tener en cuenta que el territorio destinado a la obra completa, 1º y 2º etapa,  abarca hasta los límites con la autopista en la extensión E-O, y desde la Av. 14 hasta 5km en extensión N-S. Por lo que se puede deducir que para la 2º etapa seguirán talando una amplia zona de bosques más.

Para la segunda etapa, que aún no tiene fecha y no se ha llamado a licitación, se estima una inversión de unos 100 mil millones de pesos.
Teniendo en cuenta que la primera etapa, solo es un proceso de retención de sólidos, sin aportar ningún tipo de tratamiento que sanee el líquido a verter en el río, la segunda etapa, elevaría la presión del líquido pre-tratado para volcarlo a 7 km. dentro del lecho del río, para que sea depurado por la propia acción fluvial. Es decir el mismo concepto que hasta ahora, sin tener en cuenta la saturación del río. Sin tener en cuenta que el Río de la Plata es el tercer río más contaminado del mundo. Sin asumir que el Río de la Plata ya no está en condiciones de depurarse a si mismo, por el estado actual y porque sigue recibiendo los contaminantes que provienen de las cuencas de los ríos Reconquista – Lujan y Matanza  Riachuelo, en los que se sigue volcando desechos industriales y cloacales, al igual del que llevan casi medio centenar de arroyos que actúan de la misma manera, solo que directamente arrojan sus residuos en el Río de la Plata. Es decir que lo que la obra en construcción no es una solución estructural.

Por otro lado, y es un elemento central, es necesarios saber que existe un proceso físico-químico que, con la mitad de la inversión, puede sanear el líquido, vertiendo al río agua NO CONTAMINADA. Con la mitad de la inversión estimada para la segunda obra, que es de 100 mil millones de pesos, se puede realizarse una planta que sanee el líquido, y vierta agua no contaminada.

Obviamente la cuestión no termina aquí, en todo caso la obra Planta depuradora “Del Bicentenario”, es parte de una cadena mayor de trabajos que se deben emprender para rescatar al Río de la Plata, lugar de donde se extrae el agua que tomamos más de cinco millones de habitantes de la región. Pero nuestro objetivo en este artículo es demostrar que no se habla con la verdad cuando se la llama “planta depuradora” a la estación que se está construyendo en Berazategui, objetivo que con el sistema planteado no se conseguirá incluso con la segunda etapa terminada.

En realidad la acción demagógica y propagandística de AySA se contradice así mismo al leer el estudio de impacto ambiental que se titula: RESUMEN EJECUTIVO – ESTUDIO DE IMPACTO AMBIENTAL. SISTEMA DE TRATAMIENTO POR DILUCIÓN DE EFLUENTES CLOACALES «PLANTA DE PRETRATAMIENTO BERAZATEGUI»

En el desarrollo de este estudio la empresa plantea cuales son sus objetivos y dice:
El Sistema de Tratamiento por Dilución Berazategui de efluentes cloacales (STDB) propuesto por AySA, tiene como objetivo principal mejorar la calidad de los efluentes que son volcados al río y permitir el aprovechamiento de las cualidades autodepuradoras del Río de la Plata para degradar fácilmente los efluentes tratados mediante una mayor difusión más alejada de la costa”. Insisten en el mismo concepto con el que a fines del siglo XIX se resolvió arrojar los residuos cloacales lejos de la Capital y a un río que en esa época podía autodepurarse. Pero ya pasó más de un siglo para que sigamos con el mismo concepto acientífico.

El estudio continua: “Este sistema se compone de una Planta de Pretratamiento de los efluentes cloacales, en dónde básicamente se retienen los sólidos que el mismo contiene (arenas y grasas), y un Emisario Subfluvial que mediante difusores dispone el líquido pretratado en un cuerpo receptor con capacidad para degradarlo y asimilarlo en tiempos adecuados» (capacidad de autodepuración).

Para luego agregar:«1° Etapa: Construcción y puesta en marcha de la Planta de Pretratamiento asociada al emisario subfluvial de 2,5 km de longitud que opera actualmente y que posee 10 difusores en los últimos 100 m de su traza.2°Etapa: Construcción y puesta en marcha de un nuevo emisario subfluvial de 7,5 km de longitud con difusores a lo largo de los 3 km más alejados de la costa”.

En definitiva, la empresa AySA realiza un estudio de impacto ambiental para construir una planta de pretratamiento, pero engaña a quienes utiliza sus servicios cuando dice construye una plan de tratamiento. El Estado, por otro lado, hace propaganda con una obra que no es tal, y  NO cumplen con una decisión Judicial que dice que en Berazategui se debía construir una Planta de Tratamiento Integral y remediar el pasivo ambiental que se ocasionó durante años.

En los planes de AySA está construir una planta de características similares en Dock Sur, con el objetivo de amortiguar la cantidad de efluentes que llegan a Berazategui, (tema de un próximo artículo), pero lo que se puede afirmar es que tampoco va a tratar los contaminantes, sino que sólo arrojará en las puertas de la Capital los líquidos cloacales y efluentes industriales de las obras programadas para el llamado saneamiento del Riachuelo.

También te podría gustar...