LA SANCIÓN DE LA LEY DE HUMEDALES NO DEBE PARTIR DE CERO NI DILATARSE MÁS

Ahora, tras ser cajoneado en el Congreso por 2 años, el último proyecto consensuado por organizaciones sociales, políticas, ambientales y sectores de la comunidad científica, el Ministerio de Ambiente de la Nación anuncia que trabajará en un nuevo proyecto de Ley de Humedales. El ministro Cabandié al decir «queremos que sea con una visión federal», querrá decir que van a entregar la ley a la decisión de los Gobernadores que son socios de los lobby que han impedido su aprobación hasta ahora, y cuando se refiere a «queremos que salga con la amplitud suficiente” ¿está negando que todos los proyectos anteriores fueron ampliamente consensuados?

El proyecto que acaba de perder estado parlamentario en Diputados, era un buen proyecto: establecía principios generales para su protección y manejo; la realización de un inventario con plazos según los distintos niveles; la definición de qué se puede hacer y qué no dependía de los ordenamientos territoriales a realizarse en cada provincia; proponía una moratoria de las actividades que actualmente afectan humedales hasta tanto se tomen estas definiciones, con posibilidades de excepción a cargo del Ejecutivo, entre otras disposiciones.

Las organizaciones socioambientales que seguimos este proceso legislativo desde hace más de una década sostenemos que la sanción de la Ley de Humedales no debe partir de cero ni dilatarse más. Por eso decimos urgente #LeyDeHumedalesYa

Consideramos que este anuncio de la máxima autoridad ambiental del país parece querer volver a foja cero, al omitir en su declaración el trabajo colectivo, interinstitucional y multisectorial ya realizado en el Congreso Nacional, y por el cual se logró un texto unificado

Exigimos no desconocer lo ya hecho y no dilatar más el proceso.

Nos preguntamos por qué estando plenamente vigente el proceso legislativo de Ley de Humedales durante los últimos 2 años, muchos de nuestros parlamentarios y el Poder Ejecutivo no se hicieron eco de este reclamo popular para impulsar proactivamente los consensos políticos necesarios entre bloques para sancionar la ley.

El último proyecto, perdió estado parlamentario, al igual que las veces anteriores, por la presión de los sectores agropecuario/ganadero, inmobiliarios y minero. No es por la visión «unitaria» o la falta de federalismo que no avanzan estos proyectos, es porque esos sectores no quieren ceder en sus intereses.

La Ley de Humedales tiene más de 10 años de historia en el Congreso. En dos ocasiones, 2013 y 2016, tuvo media sanción del Senado. ¿Cuánto tiempo más hay que esperar? Las únicas políticas públicas ambientales que hoy existen en el país Argentina se deben a las leyes de presupuestos mínimos de protección ambiental sancionadas, muchas logradas gracias a una amplia movilización social. Sin ley no hay política de protección de humedales.

Queremos #LeyDeHumedalesYa!, pero la consensuado durante el debate de los últimos dos años.

También te podría gustar...