Presencia policial en la subestación Rigolleau en respaldo de los intereses de la Multinacional Edesur

Otra vez Berazategui militarizado.

Presencia policial en la subestación Rigolleau

Los riesgos que afectan la salud de la población se multiplican por la sistemática agresión a la naturaleza. Algunas ya son tragedia y otras marchan a serlo en poco tiempo más. 

Hoy, lunes 27 de mayo, los vecinos de Berazategui volvimos a sufrir el accionar ilegítimo de la fuerzas de seguridad que volvieron en forma agresiva a tomar por asalto el barrio San Francisco para permitir que Edesur avance con sus obras en la subestación Rigolleau. Para ello utilizó más de 200 agentes -uniformados y de civil- de la policía bonaerense pertenecientes a Infantería y Caballería. Personal convocado de distintos puntos de la provincia, junto a la Gendarmería nacional. 

Y así volvió el vallado de más de 2 metros de altura, que ya debieron soportar lo vecinos un año atrás. Así volvieron a recorrer el barrio policías que no están identificados, así volvieron los recuerdos de los atropellos a los que jóvenes y adultos fueron sometidos por quienes pueden cuidar los intereses de una multinacional de capitales extranjeros, pero no pueden encontrar un sistema que impida el accionar vandálicos de quienes roban en las escuelas del Distrito, accionar que contabiliza que más de 30 escuelas que fueron saqueadas y la policía manifiesta no poder impedirlo. Cuidar los intereses de las multinacionales si, cuidar las escuelas no. Una contradicción que nos demuestra al servicio de quien están las fuerzas de seguridad. 

El objetivo de semejante despliegue es culminar un tendido de cables de media tensión que recorre unos 5 kilómetros para llevar –desde la subestación Rigolleau- corriente eléctrica a la inútil planta de pretratamiento de líquidos cloacales que AySA construye en las costas de Berazategui. Planta, que como hemos denunciado en más de una oportunidad, no resuelve, ni mucho menos, la eliminación de los principales contaminantes que conducen las cloacas y obviamente no contribuye a sanear el desesperante estado en que se encuentra el Río de la Plata. 

Cinco kilómetros de cableado eléctrico subterráneo pasando por el frente de las casas de diversos barrios y generando un riesgo para la salud de esos vecinos, situación que no ocurriría si la subestación estuviese construida fuera del casco urbano o en los  campos cercanos a la planta de pretratameinto. 

Si no fuera tan terrible, parecería que es una cargada para los vecinos que viven en los alrededores de la subestación Rigolleau de Berazategui que hace mas de un año que esperan una respuesta a una medida cautelar presentada ante la Justicia Federal. Más de un año de espera cuando una cautelar se deberían responderse en 48 hs. Primero fue la desidia del cuestionado Juez Armella de Quilmes (sospechado de corrupción junto al Secretario de Ambiente Juan José Mussi) quien tardó 4 meses para declararse incompetente del pedido de los vecinos de detener la construcción de una obra fraudulenta que daña la salud de la población. 

Después fue el turno del Juez Ziulu, que tardó otros 4 meses para tomar la causa y dos más para  rechazar la medida cautelar, lo cual se apeló a la Cámara Federal y ahora se espera, hace mas de dos meses, su respuesta. 

Mientras tanto la subestación se terminó de construir, apelando la empresa Edesur, con la complicidad de las autoridades municipales, provinciales y nacionales, al sitiamiento del barrio con 400 efectivos de la policía bonaerense y la gendarmería nacional que cercaron las calles y veredas, instalaron en él una suerte de estado de sitio y mediante abusos, atropellos y represión. 

La subestación funciona desde junio del año pasado a pesar de que la justicia no se expidió y ninguna autoridad ha podido demostrar que es inocuo para la salud de la población, y a pesar de que los vecinos y universidades nacionales siguen demostrando antecedentes de perjuicios a la salud en zonas con iguales padecimientos. Ahora la empresa solicitó nuevamente policías para custodiarlos y así asegurar que se retomen las obras para nuevas salidas de tensión, es decir más potencia para una máquina de muerte en plena zona urbana de Berazategui. 

Lo hace aprovechando que la Justicia es lenta y cómplice. Lo hace a pesar de que en la Cámara de Diputados se encuentra para el debate un proyecto de ley presupuestos mínimos de protección a los campos electromagnéticos de frecuencia extremadamente baja. 

El municipio de Berazategui es promotor y cómplice de esta obra que pone en riesgo la salud de la población, el gobierno provincial  y nacional se pasa unos a otras las responsabilidades, y la justicia con su inoperancia se suma a las complicidades de este genocidio. Porque es más fácil hablar de progreso que planificarlo realmente, escuchando a los especialistas e invirtiendo y haciendo invertir a las empresas lo que corresponde para que la vida de la población sea lo más importante. 

A los funcionarios y políticos cómplices no les alcanza los 130 muertos de Sobral, como tampoco escuchan a los profesionales independientes de la Universidades nacionales y decenas de científicos del mundo que demuestran a diario que el electromagnetismo por encima de 0,3 micro tesla (uT) enferma y mata. 

A los jueces pareciera que la vida de los niños y ancianos (los más afectados por el electromagnetismo) no les interesa. A estos sólo le pedimos que investiguen, que consulten a los expertos, que no se manejen con las opiniones de los profesionales de la empresa. Solo si se acercan a la realidad podrán  HACER JUSTICIA. 

A los funcionarios les exigimos que defiendan los intereses del pueblo, de los más desprotegidos, que no se conviertan en cómplices de los más oscuros intereses de quienes escudándose en las dificultades que ellos generaron ahora quieren jugar con la salud de la población. 

A la sociedad le reclamamos que no permanezca ajena, los efectos del electromagnetismo, de una u otra forma,  lo padecemos todos y sólo con la solidaridad con quienes han comprendido la situación y se movilizan para enfrentarla podremos pararles la mano a quienes solo conocen el símbolo $$$$ y sus cómplices. 

NO A LA SUBESTACIÓN RIGOLLEAU!

Cierre y traslado de todas las subestaciones que funcionan en zonas urbanas

Ley sanitaria ya! Que los diputados traten la ley de presupuestos mínimos de campos electromagnéticos AHORA!

Foro Regional en Defensa del Río de la Plata, la Salud y el Medio Ambiente

27 de mayo de 2013

También te podría gustar...