Solidaridad, unión, organización y lucha contra la contaminación electromagnética

Vecinos de Malvinas en conferencia de prensa

Vecinos de Malvinas en conferencia de prensa

El electromagnetismo, ese fantasma de la modernidad, que nos acosa y enferma sin que lo podamos percibir empieza a ser conocido por una parte importante de la sociedad argentina, principalmente la que habita en las grandes ciudades. Hace 8 o 10 años atrás cuando nos sacudió la experiencia de Sobral y nos alertó ante el intento de poner en marcha la subestación Rigolleau descubrimos un generador inerte de enfermedades que podría llegar hasta producir la muerte.

Parecía que estábamos solos. La lucha de Sobral empezaba a declinar, era el pico de la epidemia es este barrio de Ezpeleta. Los vecinos literalmente MORIAN en los alrededores de la subestación, 168 fallecidos y más de un centenar de enfermos a tres cuadras a la redonda es el tiste saldo al día de hoy de esta desidia. Investigaciones periodísticas como la que se refleja en el libro 132.000 voltios de Maria Eugenia Cerruti y Silvina Heguy , investigaciones científicas como la realizada por la FUNAM a cargo del profesor y biólogo Raúl Montenegro de la Universidad Nacional de Córdoba, las recomendaciones de la Universidad Nacional de Jujuy, o el reciente informe presentado por la Facultad de Ciencias exactas de la Universidad de La Plata, demuestran la relación entre las cercanías a las subestaciones transformadoras y cableados de alta tensión y las enfermedades de las personas.

Lo cierto es que pese a la desidia de algunos gobernantes y las complicidades de profesionales comprados por las empresas multinacionales, progresivamente el tema va saliendo a la luz, lamentablemente siempre detrás de los momentos de mayor tensión o represión. Sobran los ejemplos: Berazategui, Córdoba, Misiones, Jujuy en estos días.

Paradójicamente detrás de cada pico de represión, fue surgiendo un nivel superior de organización de los grupos barriales y lo que es más interesante aún fue creciendo el intercambio de opiniones entre barrios afectados, llegando a encuentros y hasta nuevas formas de organización como es hoy Barrios Irradiados, comunidad que está llamada a ser gestora de un salto cuantitativo en la lucha contra el electromagnetismo.

Este nuevo momento comenzó con el sitiamiento policial al barrio en el que se encuentra la subestación Rigolleau en Berazategui que abrió el debate en el Congreso de la Nación en búsqueda de una ley sanitaria que determine el nivel de emanación sobre el cual se produce daño sobre los humanos, luego el encuentro realizado en la ciudad de Carlos Paz –Córdoba-. Antes y después las organizaciones sociales, ambientales y vecinos organizados participamos de diversas Audiencias Públicas llevando el conocimiento acumulado en estos años a otros que recién empiezan.

Otra demostración del crecimiento está en la activa participación de la Universidad Nacional de la Plata, de Tucumán y Córdoba llenando de elementos científicos lo que al principio eran certezas populares que nos fueron dejando los “mapas de la muerte” que construyeron los vecinos en cada una de las barriadas.

Destacamos dentro de esta realidad un grupo de científicos de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP que ha realizado un informe, para el que convocaron a científicos de renombre en diversas disciplinas de la física, química y toxicología, en el cual demostraron que el estudio de una cátedra de medicina realizado en el año 2007 en Sobral tuvo resultados fraudulentos, es decir que se forzaron sus resultados para sostener que esa subestación, transformadora de 132.000 kw emplazada en plena zona poblada no generaba daños en la Salud, sin embargo la revisión de este estudio realizado por reconocidos profesionales como el Dr. Raúl Grigera físico reconocido internacionalmente, la Dra. Girardelli, jefa del servicio de toxicología del Hospital de Niños de La Plata, la Dra. Leda Giannuzzi jefa de la cátedra de toxicología de la UNLP y el Dr. Darío Andrinolo, toxicólogo investigador del CONICET., entre otros: arribó a la conclusión de que hay “diferencias estadísticamente muy significativas en la relación fuente de emanación de las descargas electromagnéticas y distancia del receptor de las mismas”. Detectando -en el mismo estudio de la cátedra de Medicina- la prevalencia de Manifestaciones de salud encontradas en personas que viven a una distancia de 50 y 100 metros de la planta emisora son diferentes y mayores a la prevalencia detectadas en personas que viven a una distancia de 200, 300 y más de 400 metros de la planta emisora.

Murga "Los inconformes de siempre" en festival Subestación Rigolleau

Murga "Los inconformes de siempre" en festival Subestación Rigolleau

En este marco de solidaridad y resistencia se enmarca el festival cultural, que se realizó en 145 y 21 de Berazategui el pasado sábado 3 de noviembre, que fue el marco ideal para  fortalecer la Red de Barrios Irradiados de la Argentina.

Berazategui tuvo el honor de recibir a vecinos de Carlos Paz (Córdoba), afectados por subestaciones eléctricas, y vecinos del barrio Malvinas  (Jujuy), también  afectados por la contaminación electromagnética, quienes viajaron expresamente para solidarizarse y compartir esta jornada que contó –además- con la adhesión de vecinos de diferentes zonas, que no pudieron acercarse al barrio.

Quienes llegaron de Jujuy denunciaron la violenta represión sufrida hace unos días en el barrio Malvinas por defender la vida y reafirmaron su voluntad de no bajar los brazos y los vecinos de Córdoba contaron las últimas novedades de la lucha en sus barrios (Ver denuncia presentada ante el Serpaj)

Participaron del encuentro profesionales de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata, quienes relataron cuales son sus investigaciones sobre el electromagnetismo y sus incidencias en la salud humana.

Muralistas en Subestación Rigolleu

Muralistas en Subestación Rigolleu

Desde el primer día dijimos que no podrían robarnos la alegría y el festival lo confirmó. A ello ayudaron la presencia de dos murgas: Ayecantún y Los Inconformes de Siempre y  diversos artistas que realizaron actividades para niños y murales. Así se llenó de alegría un barrio que esta amenazado de muerte por las autoridades cómplices de las empresas multinacionales, entre ellos el Juez Armella, recientemente desplazado de cargo por la Corte Suprema por corrupción.

También se presentaron las bandas musicales La Granja de la Gorda Culona, Pendejos y Crisis, esta última compuesta por estudiantes secundarios de la escuela Da Vinci, afectada por la contaminación electromagnética de la Subestación Rigolleau. Los alumnos de la escuela media N° 5 nos emocionaron con un trabajo especial realizado en clase, sobre la problemática de los vecinos de la Subestación Rigolleau.

Una vez más se gritó muy fuerte que NO nos damos por vencidos, porque nuestra lucha es por la VIDA. Y que el electromagnetismo enferma y mata, por lo que reclamamos que se saquen todas las subestaciones eléctricas de las zonas pobladas.

Apenas tuvimos un día para descansar del festival y el lunes 5 ya estábamos en Villa Urquiza para participar en la Audiencia Pública convocada por la Agencia de Protección Ambiental de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para levantar nuestra voz en contra de la instalación de la Subestación Tecnópolis en la localidad de Villa Martelli y al tendido del cableado que alimentará esta planta y que recorre 2600 metros por la calle Larralde de la Ciudad Autónoma.

Las autoridades de Edenor dijeron que la obra –que ya está en construcción, tiene la autorización del ENRE aunque, como fue denunciado en la Audiencia, aun no cuentan con la autorización de obra de la Municipalidad de Vicente López, no está aprobado el estudio de impacto ambiental por parte de la OPDS y recién en esta Audiencia se solicita la autorización al gobierno de Buenos Aires para llevar el cableado de alimentación desde la subestación Coghlan a Tecnópolis.

Julio Márquez, representante de Edenor, demostraron que tienen una visión muy particular sobre lo que es un estudio de impacto ambiental –solo hablaron de impacto visual durante el tendido del cable y el ruido que provocarían las máquinas al romper el pavimento- y con absoluto desparpajo hablaron de impacto cero en cuanto al electromagnetismo. Como corolario de tanta falsedad y descaro se negaron a contestar las preguntas que se les realizó posteriormente a su falaz, improvisada y tendenciosa intervención.

Bandas musicales en festival Subestación Rigolleau

Bandas musicales en festival Subestación Rigolleau

Las intervenciones de los presentes fueron lo suficientemente contundentes para demostrar que el electromagnetismo enferma y mata y que además esta obra es ilegal ante la falta de autorización.

La marcha de Solidaridad, Unión, Organización y Lucha continúa sin pausa por ello en pocos días más se presentará en el Congreso de la Nación y a la población del país el proyecto de Presupuestos Mínimos que regule todo lo referido a las subestaciones eléctricas y el tendido de cables, momento propicio para realizar seguramente el 2º Encuentro de Barrios Irradiados.

 

También te podría gustar...