Foro Río de la Plata



Foro Regional en defensa del Río de la Plata, la salud y el medio ambiente.

Controversia por un murallón que protege barrios cerrados y “destruye humedales”

La Agencia de Noticias Telam produjo el pasado 23 de noviembre el siguiente cable informativo que publicamos para conocimiento de nuestros lectores.

Costa de Hudson

Ambientalistas aseguraron que un desarrollo inmobiliario de barrios cerrados en el partido bonaerense de Berazategui, pone en riesgo una vasta zona de humedales y un sector de una selva única en su tipo.

Un murallón de 1.000 metros en torno a un desarrollo inmobiliario de barrios cerrados en el partido bonaerense de Berazategui, pone en riesgo una vasta zona de humedales y un sector de una selva única en su tipo, por lo que ambientalistas presentaron una cautelar que frenó la obra, aunque aseguran que “persiste un daño ecológico importante y riesgo de inundaciones”.

La controversia entre la empresa constructora y los ambientalistas agrupados en el Foro Regional en Defensa del Río de la Plata, la Salud y el Medio Ambiente, surge en el marco de la falta de una ley de protección de humedales, cuyo proyecto no fue tratado este miércoles en el Senado de la Nación y corre riesgo de perder estado parlamentario.

El murallón en cuestión, de un kilómetro de largo, cuatro de alto y ocho de profundidad, fue construido para proteger a los barrios cerrados de las eventuales crecidas del Río e la Plata, a la vez que se intenta desarrollar, con acuerdo del municipio, un camino vial costero.

El inicio de la obra es en la calle 63 y se extiende a la calle 53 en la localidad de Hudson, una zona en la que se despliega la llamada selva marginal única en su tipo por su amplia biodiversidad y porque alberga a más de 250 especies de aves y que está protegida por leyes provinciales y nacionales.

Los ambientalistas sostienen que la construcción del murallón “impide que el río tome contacto con los humedales”, que funcionan como contención ante eventuales crecidas, por lo que el agua podría llegar más rápido a las zonas urbanas, tal como ocurre en otras sectores de la provincia como en Luján, donde las inundaciones son recurrentes.

A su vez “funciona como un dique e impide que el agua acumulada en las zonas urbanas ante fuertes precipitaciones desagüe en el río, lo que también generaría inundaciones”, dijo a Télam Ernesto Salgado, presidente del Foro.

La controversia que lleva mas de un año, forzó a que se convocara a una audiencia pública, no vinculante, el 19 de octubre pasado, en la que la empresa y los ambientalistas expusieron sus argumentos en el marco de una medida cautelar dictada por el juez en lo contencioso administrativo de La Plata Luis Arias.

El magistrado ordenó el cese de la construcción del murallón hasta tanto no se realice un estudio de impacto ambiental que debería estar a cargo del Organismo Provincial de Desarrollo Sustentable (OPDS) con la participación de otros estamentos del gobierno provincial.

Pero Salgado aseguró que “el murallón debe derrumbarse porque causa un daño ecológico en una zona protegida y genera el riesgo de inundaciones y la destrucción de los humedales ” y añadió: “el proyecto es extenderlo hasta la avenida 14 y hacer un camino vial costero, tal como sucede en otros municipios que fueron destruyendo sus costas por un negocio inmobiliario”.

El juez Arias dijo a Télam que “en la Argentina a los humedales se los trata muy mal, cuando el mundo entero los protege” y aseguró que en Ensenada, “obligamos a la provincia, en el caso de un relleno sanitario, a protegerlos y así evitamos una inundación como la que sucedió en La Plata”.

“El murallón no solo destruye el humedal sino que funciona como un dique para que no salga el agua, es una cuestión delicada” destacó el magistrado y añadió “cuando se autorizan emprendimientos urbanísticos hay que tener en cuenta el impacto ambiental, porque la especulación inmobiliaria construye donde no se puede”.

foto gacetilla reun dipPrecisó que las empresas “toman terrenos que son zonas exclusivas y bajas y las rellenan, los barrios cerrados no se inundan, pero sí se van a inundar aguas arriba” e indicó que hasta que no se haga un estudio de impacto ambiental “no sabemos a ciencia cierta el grado de afectación de la selva marginal de Hudson, que es la más austral del planeta, única en el mundo por su biodiversidad”.

Arias destacó que como la de Berazategui “hay muchas causas abiertas con rellenos sanitarios, basurales a cielo abierto en La Plata, Quilmes en el que está afectado el ambiente” y destacó que realizar un estudio de impacto ambiental “es muy costoso porque las medidas de prueba tienen que ser muy contundentes”.

Indicó que en general, sin mencionar el caso de Berazategui, “la presión de las inmobiliarias es enorme, necesitan de la autorización de los ejecutivos municipales y de los Concejos Deliberantes y conforman una asociación con funcionarios locales para hacer lobby, ya que el negocio es enorme”.

“Ellos compran una hectárea a 30.000 dólares y luego de haber obtenido el cambio de zonificación en los municipios cada lote se puede vender a 70.000 dólares, son los negocios más fabulosos que hay, por lo que el poder de lobby que tienen es muy importante y muchos funcionarios locales resultan cómplices de esto”, destacó el magistrado.

Salgado destacó que el murallón “impide la necesaria interrelación que debe existir entre el albardón costero, el bosque nativo, los humedales, pajonales y valles de inundación que constituyen en su conjunto un ecosistema natural”.

Para Salgado, “se está produciendo una ruptura que provocará la desaparición del ecosistema ya que lo que se persigue es crear las mejores condiciones para que avancen los emprendimientos inmobiliarios” y destacó que la obra “se intenta mostrar a los vecinos de Berazategui como un paseo público y una expresión de modernidad”.

Por su parte, el municipio de Berazategui, no dio una respuesta frente a los reiterados requerimientos de esta agencia.