El show del carpincho. “PINTA TU ALDEA Y PINTARÁS EL MUNDO”

La noticia con los carpinchos en Nordelta puso, todavía parcialmente, en la agenda mediática y política el tema de los humedales y desnudó como en realidad a pocos les importa realmente el tema del cambio climático. Aunque este es una realidad que azota al planeta, la “preocupación” de los gobiernos es una falacia.

El consumo de combustibles fósiles, la utilización creciente de agrotóxicos, la minería a cielo abierto, la deforestación, la perdida de los humedales, la contaminación de los océanos son los elementos principales del cambio climático.

El principal elemento que produce el cambio climático es el dióxido de carbono y por ende la responsabilidad principal es de los países industrializados y el manejo indiscriminado que hacen de los recursos de la naturaleza. Pero también hay responsabilidades menores y allí entramos todos.

En el combate contra el dióxido de carbono, nuestros principales aliados son –esencialmente- los bosques, los océanos y los humedales. “Pinta tu aldea y pintarás el mundo” habría dicho León Tolstoi, el genial escritor ruso.

Entonces hagamos eso, y hablemos de nuestro país y de nuestra región. La tala de bosques en nuestro país es constante, los ríos son contaminados tanto por la minería a cielo abierto, como por los agrotóxicos, los incendios premeditados para expandir la frontera agropecuaria y la ganadería no han cesado, el fraking (es decir la explotación más contaminante para la extracción del petróleo) se sigue impulsando, la construcción de barrios cerrados sobre los humedales no se ha detenido y el Congreso de la Nación se niega a discutir una Ley que al menos genere algunos instrumentos para protegerlos.

En la región, los bosques y humedales de Hudson siguen soportando una agresión constante por parte de los emprendedores inmobiliarios (8 barrios en construcción o semiconstruidos) sin que las autoridades locales o provinciales intervengan para evitarlo. La Justicia por su parte se pone del lado de los depredadores, como en el caso del ex Puerto Trinidad, actualmente Puerto Nizuc. La denuncia que hemos realizado sobre la tala en el bosque de Hudson no ha recibido respuesta alguna por parte de las autoridades.La acción judicial para actuar sobre el murallón y el camino costero, que interrumpen el normal vínculo entre el río y el bosque, sigue cajoneada. El recurso de amparo sobre Puerto Nizuc fue rechazado por la Justicia sin argumentos sólidos.

Entonces no jodamos con los carpinchos de Nordelta que solo están volviendo a su lugar de origen, a su espacio natural.

Nosotros ya lo vivimos en un escala menor en el Country Abril hace algunos meses atrás, (nada se sabe sobre la suerte que han corrido estos animales), la situación se repite, pero a una escala mayor al haberse convertido en noticia en los grandes medios de circulación nacional.

En definitiva, el desarrollo inmobiliario de barrios privados sobre humedales, que son ecosistemas enteros y hábitat de animales silvestres pone en peligro la biodiversidad.

Una vez más solo la toma de conciencia y movilización popular puede salvar al planeta.

#Ley de humedales Ya

#El futuro es hoy.

También te podría gustar...