Una línea de árboles no tapa [la falta de] el bosque

En respuesta a las declaraciones realizadas por la Directora de Reforestación de la Municipalidad de Berazategui en ocasión que el Municipio, con sentido publicitario, plantó arboles a lo largo de la calle 63, camino a la Costa de Hudson desconociendo la responsabilidad que les cabe en la situación actual de la costa de Hudson, sus bosques y humedales. El Foro, junto a un grupo de colaboradores, considera que:

No es “reforestación porque ya se hizo una forestación”. Es “reforestación” porque hubo deforestación por parte de quienes hoy plantan un “parche” y lo difunden en los medios oficiales mientras se censuran y persiguen otras voces. 

No hay trabajo “cooperativo” donde prima la apropiación privada del espacio y el acceso a los recursos. Tampoco responde al interés colectivo si no se democratizan las decisiones sobre los espacios comunes. Pareciera que sólo se mencionan a las Ong y cooperativas (sin especificar cuáles) para disfrazar el avasallamiento y negación de la mayoría de las organizaciones que hace añares se remiten a la problemática en la zona.

“El ambiente que en cierta forma se ha degradado bastante”. No, no se ha degradado solo. Lo han degradado bastante y contra la voluntad popular quienes hoy pretenden como solución unas plantas al costado de un camino vaciado que se volvió infernal.

Evitar una secuencia homogénea de plantas será importante, pero que no se espere alcance para esconder el monocultivo ideológico con que se planifican las obras en el lugar. Algunas “plantas nutricias” tampoco alcanzarán para lograr la pretendida “emulación” del bosque arrasado junto a la complejidad de relaciones entre seres vivientes, sentidos, prácticas y memorias que se planificó devastar y se busca desarticular.

No es “comunitario” ni de “todos” cuando es uno de los lugares más degradado por el avance del negociado inmobiliario privado con complicidad gubernamental en el distrito.

El avance de las topadoras hoy se pinta de verde, deseando domesticar y moldear las disidencias además de generar silencios estratégicos. Por fortuna, los silencios procurados, los que omiten las razones por las que una enorme masa boscosa debe ser reforestada, cuando incluso desde el poder gubernamental sistemáticamente se impide sea cuidada y/o reforestada por sus vecinos/as, son silencios que se oyen cada vez más fuerte.

La memoria que buscan enterrar, seguirá brotando. Una línea de árboles no tapa [la falta de] el bosque.

#ElFuturoesHoy
#ReservaNaturalYa

También te podría gustar...