Bosques nativos bonaerenses. Una Audiencia para legitimar una trampa

“¿Por qué esta magnífica tecnología científica, que ahorra trabajo y nos hace la vida más fácil, nos aporta tan poca felicidad? La respuesta es simplemente: porque aún no hemos aprendido a usarla con tino”, señaló en su momento Albert Einstein. Aunque pasados los años y basados en la experiencia podríamos agregar que se ha impuesto la lógica de acumulación capitalista, con una tramposa concepción del progreso,  que destroza cualquier ciencia.

Sobre el desarrollo de la Audiencia

El viernes 14 de febrero se realizó la 2° Audiencia Pública Ambiental sobre Ordenamiento y Ley de Bosques Nativos de la Provincia de Buenos Aires, convocada por el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS).

El Salón Auditorio del Anexo de la Cámara de Diputados estaba colmado de quienes en nombre de diversas organizaciones, sociales, profesionales, vecinales, empresarias, gubernamentales se dispusieron a escuchar el informe que la OPDS debía brindar a la comunidad.

Después de una pobre e incompleta presentación a cargo de un profesional del organismo más del 85% de los presentes manifestamos nuestra oposición al proyecto de ley que se estaba presentando.

La representante de la Defensoría del Pueblo de la Nación dejó sentado que la Audiencia estaba viciada ya que se desarrollaba sin un reglamento de funcionamiento, que el acceso a la información previa no fue fácil y operativo -debido a que el mecanismo consistió en que se debió ir hasta las oficinas de la OPDS (en la Ciudad de La Plata) para poder leer y solo leer el proyecto. La Defensoría reclamó que el mismo debió ser digitalizado y subido a la página Web del organismo, reclamó una devolución rápida de los resultados de la Audiencia e instó que allí mismo se pusiera una fecha para conocerlo. Reclamo, como todos los realizados, que no fue escuchado por los funcionarios que tuvieron a su cargo la conducción de la Audiencia.

En esta misma dirección abonó el representante de la Clínica Jurídica de la Facultad de Derecho de la UNLP, que remarcó los incumplimientos de la convocatoria al señalar que no se respetó el derecho a la información, que no se dio a conocer el proyecto con 30 días de antelación a la Audiencia, que no está acreditado que la convocatoria se haya publicado a través de un comunicado en  ningún medio periodístico de difusión nacional y provincial, como marca la ley, todo esto con el agravante de que la escasa información presentada no era la adecuada al no estar los mapas en una escala donde su pudieran apreciar todas las especificidades de los lugares señalados y sus categorías.

Estas observaciones llevaron a la Clínica Jurídica a considerar que el encuentro debería ser considerado un Taller y pidió la nulidad de la convocatoria.

Otros oradores, exigieron que este proyecto no se presente ante la Legislatura provincial y que mientras no haya una ley provincial la OPDS haga respetar la moratoria de desmontes que fija la ley nacional. Distintos participantes demostraron que los desmontes están prohibidos por la ley nacional. Se señaló con fuerza que el encuentro era regresivo en relación a los realizados anteriormente.

Desde el punto de vista ambiental quienes hablaron de las distintas zonas de la provincia fueron explicando como este proyecto de ley es un retroceso, se perdían bosques nativos, bosques ribereños, zona de humedales y corredores biológicos. Lo más notorio, quizás, haya sido comprobar como el proyecto de la OPDS se ajusta a los requerimientos de la multinacional Techint para construir el complejo inmobiliario Nueva Costa del Plata, que destruirá (de llevarse a cabo) la reserva de Avellaneda-Bernal.

Hubo otras propuestas de enorme importancia ambiental como fueron la necesidad de considerar como un todo las zonas y las eco regiones –tal cual marca la ley nacional-. En un estéril intento de defensa vacía de contenido el conductor de la audiencia intento explicar que los mapas solo reflejaban las zonas boscosas, aunque no pudo explicar porque se eliminaron las zonas de amortiguación y se cambió de categoría muchas de las regiones, se retrocedió en las categorizaciones de las márgenes de los ríos, lagunas y arroyos o directamente no se tienen en cuenta los albardones. Habilitando de esa manera la degradación de muchos espacios, particularmente ribereños.

Las autoridades de la OPDS reconocieron, unos de los errores principales del proyecto, al utilizar como defensa (en más de una oportunidad) que el proyecto de ley solo categoriza los bosques y no respeta el reordenamiento territorial, como exige la Ley Nacional 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos. Los participantes recordaron que la norma nacional es de presupuestos mínimos por lo se que reclamó que la provincia no se ate a ella sino que vaya más lejos y amplié las zonas a proteger.

Las opiniones a favor del proyecto de Ley provinieron fundamentalmente de los grandes productores forestales del Delta, pertenecientes a la Asociación Forestal Argentina, solos preocupados por los subsidios que pierden al no existir una ley provincial y del INTA, organización gubernamental que participó en la elaboración del proyecto, en algunas regiones de la provincia.

La reunión terminó bajo el reclamo a viva voz de anulación de la Audiencia por todos vicios cometidos en su convocatoria e información, y manifestándose contra el ordenamiento que el proyecto propone.

El Foro y la Audiencia

La oposición a la ley por parte del Foro Regional en Defensa del Río de  Plata, la Salud y el Río de la Plata, estuvo dentro de los marcos de lo manifestado por la enorme mayoría de los participantes, destacando además que la OPDS ha reducido su enfoque a un tema esencialmente ambiental, e insistimos en que todo tema ambiental debe ser analizado como una cuestión vinculada a la salud, a la vida de la gente, a sus aspiraciones, culturas e incluso sufrimientos.

Además de señalar que no se cumplió con el principio legal del acceso a la información, en el proyecto de ley no se especifica cual es la Autoridad de Aplicación y que si la misma va a ser la OPDS no será una señal de seguridad, ya que son muchas las experiencias acumuladas que demuestran a este organismo siempre del lado de las empresas o gobiernos municipales corruptos.

Al señalar la trampa que se está urgiendo en torno a la Reserva de Bernal, remarcamos la necesidad de una ley que tenga en cuenta el ecosistema en su conjunto, poniendo especial atención en la protección de los humedales y los corredores biológicos, basándonos en todo lo desarrollado en el contenido de la revista editado por InterCuencas “Costas y Humedales” (click para descargar revista completa). 

Reclamos la protección de la Selva Marginal de Hudson, ya que en la nueva presentación se achicó a un cuarto la superficie señalada como Categoría I, -es decir sectores que no deben transformarse (rojo)-. Reclamamos protección para la ribera de Berazategui, que según los planes de la municipalidad se verá sometida a una degradación sistemática a lo largo de los próximos meses.

Lo del viernes fue una demostración de lo que se propone hacer el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires. No es la batalla final. Ahora tendremos que movilizarnos para impedir que el proyecto se convierta en Ley, para ello tendremos que avanzar con la impugnación Jurídica de la Audiencia y la presión sobre los legisladores para que este proyecto no pase en las Cámaras y se convierta en Ley. Mientras tanto debemos organizarnos para que se cumpla la Ley Nacional 26.331 que impide los desmontes. La forma ya la conocemos: organización y movilización popular, para pararles la mano a los intereses inmobiliarios de las multinacionales que están detrás de una ley de estas características.

También te podría gustar...