CIANOBACTERIAS EN EL RÍO DE LA PLATA

Por Dra. Leda Giannuzzi (*)
Febrero 2022

El estudio y la comprensión de los sistemas acuáticos como socio-ecosistemas constituyen uno de los desafíos que enfrenta actualmente la Argentina.

El estuario del Río de la Plata, de importancia regional, provee numerosos servicios ecosistémicos entre los que cabe destacar bienes de consumo como la pesca, el agua para su potabilización, navegación, recreación, siendo a su vez receptor de importantes cargas de contaminantes (asumiendo su capacidad de autodepuración), las cuales a nivel local afectan la integridad ecológica y consecuentemente los beneficios ecosistémicos que provee la costa.

Muchas de las intervenciones humanas practicadas en la costa del Río de la Plata suelen generar profundos cambios ambientales, perturbando el balance natural y amenazando la integridad ecológica del ecosistema natural que la acompaña

A modos de ejemplo es frecuente advertir que los humedales ribereños son drenados, rellenados, el agua es contaminada, las costas reconstruidas para acomodar viviendas, o bien para atender necesidades agrícolas o instalar basurales. Los disturbios causados por la sobreexplotación de los recursos y las malas prácticas vinculadas a los usos del suelo han resultado en aguas no potables, cierre de playas por problemas sanitarios, pesca poco productiva, pérdida de hábitats, desarrollo de floraciones toxicas o nocivas, mortandad de peces y vida silvestre y otra variedad de problemas, tanto para la salud humana como del ecosistema.

Por otra parte, se puede advertir en el sector costero comprendido entre los partidos de Berisso y Ensenada, que recibe el impacto no sólo de las actividades antrópicas de estos municipios sino también del de La Plata. En las últimas décadas el incremento de la población en la región requirió de más servicios entre los cuales se encuentra el suministro de agua potable (extraída en parte del estuario del Río de la Plata) y la provisión de servicios cloacales (pobremente tratados y vertidos en la costa).

Asimismo, el sector costero es receptor de arroyos y canales que atraviesan los partidos mencionados colectando efluentes urbanos e industriales.

Este contexto de dramático aumento descontrolado en la actividad antrópica, el Rio de la Plata se ve seriamente afectado y es propicio para el desarrollo y proliferación de cianobacterias.

Estas bacterias se producen con mayor frecuencia y con mayor gravedad debido al cambio climático global y la eutrofización de los cuerpos de agua, poniendo en peligro el valor recreativo de mismos, así como la seguridad del suministro de agua potable lo que representa un peligro para la salud humana y ambiental. Estas cianobacterias pueden producir toxinas llamadas cianotoxinas las que pasan al agua y es así como las personas pueden exponerse a las mismas.

Los efectos de las floraciones masivas de cianobacterias y toxinas en salud humana se consideran en términos de las rutas de exposición involucradas. Estas son: contacto con la piel (vía dérmica), inhalación, hemodiálisis e ingestión (vía oral). Al distinguir estas rutas, debe considerarse que más de una ruta de exposición puede operar simultáneamente.

Las floraciones nocivas causadas por cianobacterias toxígenas en ambientes acuáticos continentales, es un fenómeno que presenta en la actualidad un sostenido aumento a nivel local y mundial siendo preocupante por sus características endémicas.

Este tipo de eventos puede producir impactos negativos sobre los recursos pesqueros y la salud humana, causando mortalidad de peces, intoxicación por consumo de peces contaminados y afectando el turismo por las densas manchas verde azuladas frente a las costas así como afectar el reservorio de agua a ser destinada a consumo humano.

Algunas veces, la mortalidad de peces ocurre por la limitación de oxígeno que estas altas biomasas de microorganismos suelen producir, por lo que no siempre estas mortalidades deben asociarse a toxinas.

Recientemente ha ocurrido en la costa del Rio de la Plata una importante floración de cianobacterias en época de altas temperaturas generando como consecuencias la afectación del suministro de agua de red así como el riesgo de las personas que practicaban actividades recreativas y productivas en la costa.

Las principales cianotoxinas en nuestro medio, las microcistinas (MC) y la cilindrospermopsina, se relacionan con síntomas gastrointestinales y efectos del sistema inmunitario. Además, los lipopolisacáridos de floración cianobacteriana, otros metabolitos menos estudiados y sus mezclas, también han tenido un papel en la inflamación gastrointestinal. Existe evidencia de procesos inflamatorios relacionados con la exposición a floraciones cianobacterianas que pueden tener un impacto significativo en enfermedades crónicas, como el cáncer, especialmente porque algunas cianotoxinas (MC) exhiben propiedades cancerígenas que pueden aumentar sinérgicamente por la inflamación crónica.

Resulta importante en nuestra región realizar una evaluación de riesgos que incluya el monitoreo ambiental de las floraciones de cianobacterias y las toxinas presentes en reservorios de agua y suministros de agua potable y su correlación con los efectos en la salud humana. Además, las subpoblaciones sensibles como los niños y las personas con inflamaciones gastrointestinales crónicas tienen un riesgo más alto que debe reflejarse en los estudios de evaluación de riesgos. Estos grupos sufren más frecuentemente de enteritis más severa, ya que su sistema inmunológico de la mucosa todavía está en desarrollo o en un estado permanentemente inflamado.


(*) Doctora en Ciencias químicas.
Magister en ciencia y tecnología de alimentos
Experto en Universitario en Toxicología.
Investigadora de la Facultad de Ciencias Exactas UNLP

También te podría gustar...