Clausuran Lombrisur, después de una década de reclamos

 

 

En el portón no hay franja de clausura

La Municipalidad de Berazategui y la OPDS clausuraron con días de diferencia a la empresa Lombrisur de El Pato.

Después de más de una década de reclamos vecinales, pedidos de informes al ejecutivo municipal, intervenciones de ONG`s, informes desfavorables realizados desde medio ambiente provincial, clausuras, aperturas y nuevas clausuras; pero también aprietes de patotas y agresiones físicas severas a vecinos que reclamaban por los olores ácidos y nauseabundos, la empresa Lumbrisur, ubicada en la calle 524 entre 626 y 627 de El Pato, fue clausurada “total y definitivamente” por las autoridades de la Municipalidad de Berazategui, en una resolución tomada el 2 de diciembre de 2012, pero curiosamente efectivizada un mes y medio después, precisamente el 22 de enero de 2013. Unos días después, fue el Organismo Provincial de Desarrollo Sostenible (OPDS) el encargado de realizar una “clausura preventiva”, debido a los olores irritantes y pestilentes que emanan de Lombrisur.

Los vecinos que habitan en las inmediaciones de dicha empresa, sufrían desde hace unos 12 años los olores vomitivos y, muchas veces, irritantes que emanaba de Lombrisur, una empresa que en los papeles se dedicaba a “lombricultura y fabricación de fertilizantes orgánicos” pero que en realidad cobraba por recibir en sus terrenos, cualquier tipo de residuos y barros industriales, patogénicos, orgánicos, químicos, atmosféricos, entre otros. Y una vez que los camiones desechaban sus cargas, se las mezclaba con tierra y se la dejaba asentar, sin ningún tipo de tratamiento.

Al calor de los reclamos, la empresa fue clausurada transitoriamente y multada en varias oportunidades, una por año, de 2010 hasta acá. Pero las clausuras municipales duraban unos meses y luego las levantaban, como si la contaminación desapareciera, como si los vecinos respiraran aromas a rosas, cuando la pestilencia e irritabilidad persistían. Es más, el dos de marzo de 2012, el jefe de Gabinete municipal, el abogado Gustavo Campos, firmó un incomprensible “acta acuerdo” con el titular de Lombrisur, Norberto Gandini, donde la comuna se comprometía a levantar la clausura con el compromiso de que en el plazo de “dieciocho meses (…) dejará sin efecto la actividad que vienen desarrollando”, cosa que nunca sucedió.

El acta acuerdo firmado por Lombrisur-Municipio de Berazategui reconoce que en el predio ingresan camiones con “residuos industriales sólidos, líquidos, como así tanques atmosféricos, volquetes”, motivos suficientes para no dejarla funcionar, ya que “la municipalidad no admite empresas en ese sector con nivel de complejidad III, acorde a lo establecido en la ley 11.459 de Radicación Industrial y su decreto Reglamentario”. La comuna reconoce el ingreso de contaminantes y que allí no se admiten empresas de esa índole, pero le levanta la clausura y le da dieciocho meses más para que siga contaminado…

Durante 2012, los reclamos se acentuaron por parte de vecinos y ONG’s, donde el Foro Regional en Defensa del Río de la Plata, la Salud y el Medio Ambiente acompañó el reclamo y participó de las asambleas vecinales. Y Lombrisur envió representantes a las reuniones de vecinos y ONG’s, aunque nunca fueron invitados: primero con una personalidad política, como es el ex intendente de Florencio Varela, Julio Carpinetti, que en tono conciliador intentó calmar el reclamo. Luego fue con una patota, encabezada por Oscar Hugo Sosa Aguirre, más conocido como “la Garza” Sosa, quien está en libertad condicional, intentando amedrentar y desanimar a los vecinos en su rechazo a Lombrisur. Unos meses después, un vecino que vive lindero a la empresa recibió la “visita” de un grupo de personas que lo maniataron a él, su esposa y su hijo, para propinarle una feroz paliza. Un integrante de este Foro, también recibió aprietes y amenazas por parte de la patota de Lombrisur.

El caso es que encargados y empleados de Lombrisur y vecinos fueron asistidos en varias oportunidades por problemas respiratorios producto de los contaminantes que arrojaban allí, contaminado el aire, la tierra donde se tiraba los desechos y el agua, ya que lindero a la empresa pasaba una suerte de arroyo natural por donde  escurrían los desechos líquidos.

A mediados de febrero de este año, el Laboratorio de Aguas de la Secretaría de Extensión Universitaria de la Facultad de Ciencias Exactas entregó a los vecinos y ONG’s los resultados de las muestras de agua domiciliaria tomadas alrededor de Lombrisur, en noviembre de 2012: el 80 por ciento de las muestras confirman que el agua “no es apta para consumo humano” y en tres muestras detectaron nitritos y nitratos en un valor un 100 por ciento mayor a lo normal. En todas las muestras se detectó la presencia de distintas comunidades de bacterias y la temible escherichia coli.

La clausura realizada por la OPDS no es definitiva, sino “preventiva”, por lo que restarán algunos estudios que determinen el grado de contaminación en la zona, aunque la última inspección realizada por dicho organismo provincial en compañía de la Policía Ecológica, en enero de 2012, determinó que “en el lugar se perciben fuertes olores, clasificados en la escala de intensidad de olor como Grado 4 (fuerte) y Grado 2 (moderado) según la escala irritante”.

De este modo, podría ser el fin de Lombrisur en Berazategui, pero no de sus efectos: nadie (ni la comuna local ni la OPDS) determina quién será el encargado de sanear el lugar donde desde 1997 se arrojan todo tipos de desechos prohibidos por su gran nivel de contaminación ambiental.

Pero nuestra preocupación perdura, pues el día viernes 22 de febrero pudimos observar que no hay fajas de clausura en la puerta del predio y se ve gente trabajando en el interior. ¿Está realmente clausurado el lugar?

También te podría gustar...