DERRAME DE MERCURIO. OCHO MESES DE SILENCIO

mercurio-buscanAlguien puede decir, respecto al derrame de mercurio en las calles de Berazategui, recordando la canción de José Luis Rodriguez que una golondrina no hace verano. Traducido a nuestra preocupación se nos podría decir que un derrame no significa que eso suceda muy seguido, y puede ser.

El problema es que se produjo, que provocó la muerte de una niña de 15 años y que han pasado más de 8 meses y nada se ha informado sobre que pasó en agosto de 2019 en la esquina de la calle 14 y 131, frente al edificio municipal, con el derrame de mercurio que allí se produjo. La política oficial es ocultar los hechos, lo hecho y quizás -lo que es peor aún- lo no hecho.

LOS HECHOS

Según lo declarado por los chicos afectados recogieron unas bolitas metálicas que habrían encontrado en la calle, las que aparentemente se habrían caído de un camión. Los niños las juntaron en una botella y las habrían llevado a su casa que queda a dos cuadras del lugar.

Personal del área de Sustancias Peligrosas de la Policía Ambiental de la provincia de Buenos Aires detectó la presencia del mercurio en la intersección de las calles 131 y 14, entre 14 y 15, incluso en una segunda búsqueda también en la vivienda de los niños, información que nunca se dio oficialmente.

Los siete niños que manipularon esa sustancia tuvieron que ser internados. Agustina falleció y dos de ellos quedaron con dolencias que tardaran en superar, si lo logran.

Según la información periodística, el hallazgo del mercurio sorprendió a los vecinos y generó alerta en el barrio. Incluso la escuela donde concurrían los más chicos cerró por desinfección. Todavía es un misterio, al menos para la opinión pública, como llegó el mercurio al lugar donde lo encontraron los pibes.

Lo concreto es que las autoridades no informaron nada en concreto. Cuando nosotros intentamos conocer lo sucedido lo único que encontramos como respuesta es que la información la tenía que suministrar la Fiscalía. Cosa que aún no ocurrió.

LAS PREOCUPACIONES

Los efectos tóxicos del mercurio. El vapor de mercurio afecta el sistema nervioso central y periférico, los pulmones, los riñones, la piel y los ojos. También afecta el sistema inmunológico y es muta-genético.

El mercurio es uno de los principales productos químico de mayor preocupación para la salud pública a tal punto que en la Unión Europea desde el año 2014 no se puede fabricar ni vender termómetros de mercurio.

El mercurio se combina con todos los metales comunes, excepto hierro y platino, para formar aleaciones que se llaman amalgamas. La amalgama de estaños aún se usa como un relleno dental.

Se utiliza en otros tipos de aparatos científicos como la bomba de vacío, barómetros y rectificadores eléctricos. El vapor de mercurio se usa en lámparas como fuente de rayos ultravioletas para usos domésticos y en procesos de esterilización del agua.

A pesar de los variados usos no son muchas las empresas que proveen este elemento, por lo tanto no debe ser tan difícil poder investigar quien fue el imprudente, por no abusar de los calificativos, que produjo el derrame en 131 y 14.

Berazategui sigue siendo una localidad que se encuentra entre los que menos interés ponen por los temas ambientales, como sucede con otros como la protección a las mujeres golpeadas, la situación de la gente que vive en la calle, para nombrar algunas. Las autoridades de Berazategui se distinguen por ignorar la ley de información pública. Es decir es un municipio que está siempre en el borde de violar los derechos humanos esenciales.

También te podría gustar...