Electromagnetismo. Ese enemigo invisible que enferma y mata

Ley sanitaria que nos proteja del electromagnetismo ya (Clic aquí para reclamarlo a los Diputados).

Quizás aún no es tiempo de hacer balances, pero seguro que es tiempo de recordar cuanto hemos sufrido y soportado en estos últimos años para dar pelea a un enemigo invisible, pero terriblemente temerario: el electromagnetismo. 

A pesar de los 170 muertos en los alrededores de la subestación Sobral de Ezpeleta, a pesar de las cuatro represiones salvajes sufrida por los vecinos de la subestación Rigolleau de Berazategui, a pesar de la reacción fascista de la policía jujeña en la represión en el Barrio Malvinas de Jujuy, increíblemente aun no está instalado  en la agenda pública el tema del electromagnetismo ¿Por qué?. 

Sin duda contribuye a ello la complicidad del ENRE, un ente de control que es socio de las grandes multinacionales de la electricidad. Otro gran cómplice es el poder político que siempre mira para otro lado y no por error. También tiene su lugar la justicia que dilata las decisiones para terminar fallando para el lado de los poderosos. Porque la justicia (así con minúscula), es parte del sistema económico que los protege a ellos. Obviamente, y por suerte, no son pocos los Jueces (así con mayúsculas) que interpretan la Ley con sentido popular y de protección a los más débiles y también hay políticos que están de este lado. 

Dos últimos elementos confirman estas aseveraciones.
El primero de ellos es que la Cámara Federal de Apelaciones de La Plata confirmó el rechazó en primera instancia dictado por el Juez Ziulu a la Medida Cautelar que habían solicitado los vecinos del Barrio San Francisco de Berazategui, ubicación de la subestación Rigolleau, que paseó más de un año por los escritorios de varios jueces, incluido el magistrado acusado de corrupción y separado de su cargo en el caso Riachuelo, Dr. Armella. Por fin le pusieron el moño. Ellos saben que la cuestión no termina allí, porque la paciencia y decisión de lucha de los vecinos es larga y mucha. 

El segundo es que la justicia en lo penal citó a numerosos vecinos del Barrio Malvinas de Jujuy para hacerles «conocer la causa» por denuncias de Ejesa (empresa eléctrica de la provincia norteña) y la Policía de la provincia que están caratuladas como: “Impedimento y entorpecimiento a la prestación normal del servicio eléctrico y atentado calificado a la autoridad” por los hechos del 17/10/12. Ese fue el día que los vecinos del Barrio Malvinas debieron soportar una terrible represión y persecución por parte de la policía del gobernador Eduardo Fellner. Paradójicamente la denuncia sobre las agresiones, golpes, detenciones y daños que recibieron los vecinos por parte de la fuerza de seguridad de Jujuy no tiene ningún trámite y la causa por la salud ambiental del barrio Malvinas no tiene juez competente y está en la Corte Suprema ¿para quien trabaja la justicia? 

Pero no solo miramos el vaso vacío, pues el esfuerzo organizado de la gente, las organizaciones sociales, los legisladores del pueblo y el sentir de una sociedad que progresivamente va sabiendo que el electromagnetismo no es bueno, que muchos de sus problemas de salud están relacionados con la existencia de las subestaciones, los transformadores o los cables de alta y media tensión, reaccionan. 

Por ello es que se logró tener un proyecto de Ley en el Congreso de la Nación presentado por 11 legisladores de distintas tendencias partidarias y si bien aún no se llegó a su tratamiento (como tantos otros reclamos) ya rompió la solemne puerta de un Congreso autista y allí está, y seguirá estando todo el tiempo que sea necesario hasta su tratamiento y aprobación. Sencillamente porque la gente va sabiendo que el electromagnetismo enferma y mata particularmente a los más pequeños y que con la salud de nuestros pibes no se juega. 

Pero además también entró un proyecto de ley de características similares en el Senado de la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires y no son pocos los reclamos en varios municipios, incluso donde se llegaron a aprobar ordenanzas que ayudan a abrir camino. No somos triunfalistas, sabemos cuanto falta, conocemos la dimensión del enemigo, pero se hecho a andar y como dijo el poeta: caminante no hay caminos, se hace camino al andar. 

Presioná vos también a Diputados para que trate y apruebe el proyecto de Ley de Presupuesto Mínimos de Protección de Campos Electromagnéticos. Entrá acá y firmá

También te podría gustar...