Residuos Sólidos Urbanos. Informar y abrir la participación social para encontrar una respuesta eficaz

Las leyes están para cumplirlas

 

Basurales en Berazategui

Los gobiernos municipales, al menos del Sur del Gran Buenos Aires, parecen no entender cuales son los elementos esenciales para una correcta gestión en torno a los Residuos Sólidos Urbanos y no cumplen con la ley 13592 de “Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos”. Ley que tiene como objeto fijar los procedimientos de gestión, de acuerdo con las normas establecidas en la Ley Nacional Nº 25.916 de “presupuestos mínimos de protección ambiental para la gestión integral de residuos domiciliarios”. 

Una constante que se observa, al menos,  en los municipios de Quilmes, Varela y Berazategui es la falta de información en torno a la política a implementar. Cortados por el mismo concepto autoritario de gestión los tres gobiernos municipales desconocen que la Ley 25831 de “Régimen de libre acceso a la información pública ambiental”, en su primer artículo establece claramente el objeto de los “presupuestos mínimos de protección ambiental (son) para garantizar el derecho de acceso a la información ambiental que se encontrare en poder del Estado, tanto en el ámbito nacional como provincial, municipal y de la Ciudad de Buenos Aires, como así también de entes autárquicos y empresas prestadoras de servicios públicos, sean públicas, privadas o mixtas”, y para los desprevenidos aclara, en su artículo segundo, cual es el significado de estos conceptos cuando manifiesta que: “…se entiende por información ambiental toda aquella información en cualquier forma de expresión o soporte relacionada con el ambiente, los recursos naturales o culturales y el desarrollo sustentable. En particular: el estado del ambiente o alguno de sus componentes naturales o culturales, incluidas sus interacciones recíprocas, así como las actividades y obras que los afecten o puedan afectarlos significativamente; y las políticas, planes, programas y acciones referidas a la gestión del ambiente”. 

Estos gobernantes violan la ley y  ocultan deliberadamente todo tipo de información respecto a sus planes y métodos de implementación. La pregunta es ¿a que se debe?, ¿Qué hay para ocultar? Desconocen que la única democracia es la democracia participativa

Tal es el caso del municipio de Berazategui que ante la inquietud, movilización y reclamo de los vecinos y organizaciones sociales responden, a través de un comunicado de prensa, que “la inquietud que tienen algunos vecinos de la localidad de El Pato, con respecto a la futura instalación de una planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos es infundada”. Y después despliegan una serie de conceptos generales, hablando de las bondades de un emprendimiento que será modelo en el mundo (Argentina ya les queda chico), pero sin ninguna precisión de la que hace más de un año venimos solicitando información (Expediente 19531/12). 

Para demostrar la falta de interés por la participación social lo único que repartieron en el barrio- junto a las facturas de las tasas municipales- es un pequeños volante donde dicen que “la planta de tratamiento de residuos urbanos en la zona, No es un CEAMSE y que se quiere crear incertidumbre, miedo y desconfianza”. Aquí cabe preguntarse ¿Por qué no reciben a los vecinos organizados, informan sus planes y los debaten? El concepto de que el pueblo gobierna y delibera a través de sus representantes, además de ser retrogrado es anti democrático.  

Además, claro, de que tratan a los vecinos y vecinas de “tontos”, contestando al reclamo vecinal, con pequeños párrafos confusos y carentes de información real 

Pero mientras tanto, es el municipio el que mantiene en El Pato un basural en la zona de quintas (ver nota Otro relleno sanitario ilegal y contaminante en el pago de los Mussi). O custodia con la policía bonaerense un basural de enorme magnitud en Plátanos Norte, un vergonzoso centro de contaminación que venimos denunciando desde hace casi dos años. O que degrada con basura el predio ubicado en Camino Gral. Belgrano y calle 422 de Gutiérrez. 

Un discurso contradictorio que lleva a que todo lo que escriban o comuniquen sea poco creíble. 

En Quilmes, el cerramiento informativo es quizás aún mayor, o tal vez estén más atrasados en sus intentos. Un par de semanas atrás se aprobó, con el voto del oficialismo, una ordenanza (que no se dio a conocer públicamente) con la cual se aprueba la inversión de diez millones de pesos para la instalación de una planta, sin aclarar en que se gastaría, como se gastaría, que tecnología utilizaría esa supuesta planta y donde estaría instalada. 

Comentarios, difundidos por concejales del Frente para la Victoria, en los pasillos de H.C.D., hablan de que el lugar a utilizarse sería el predio de la ex empresa Hidrodinámica Vázquez, ubicada en el barrio de Pasco a unos pocos metros del Camino General Belgrano. 

Desde el Foro tenemos propuestas alternativas para el tratamiento integral de los residuos urbanos, que tiene su eje principal en la separación en origen, la recolección diferenciada, la ubicación de lugares para llevar voluntariamente residuos inorgánicos de alto porte, la eliminación progresiva de la CEAMSE, una ley de envases y una ley que aplique el concepto de la responsabilidad de quién genere los residuos. 

Por ser muchos los temas ambientales, sociales, sanitarios o epidemiológicos que deben contemplarse, el lugar o lugares físicos donde instalar una Planta de Tratamiento Integral (municipal o regional) debe ser democráticamente discutidos en cada uno de los municipios a través de Audiencias Publica que tengan carácter vinculante, convocadas de manera amplia, plural y participativa. 

El problema es demasiado serio para que impere el negocio o aplicar preconceptos sectarios o mezquinos.

También te podría gustar...