Hudson se puede parecer a Luján en cualquier momento

Las lluvias registradas entre el 6 y 13 de agosto que inundaron 40 municipios bonaerense y el sur de la provincia de Santa Fe, con epicentro en las cuencas de los ríos Luján, Areco y Arrecifes, demuestran con absoluta claridad que ante la desaparición de los humedales y valles de inundación las aguas terminan inundando los barrios de las regiones afectadas. Ese es el futuro de Hudson y Plátanos si no se paran las obras que se realizan en la costa de Hudson.

Hace ya un año que venimos denunciando el accionar devastador de la Municipalidad de Berazategui en la costa del Río de La Plata, específicamente en la costa de Hudson. Hemos dicho en reiteradas oportunidades que la deforestación y construcción ilegal de un camino costero y un murallón de más de 3 metros de altura, degradaba los humedales allí existentes.

Estos humedales son un ecosistema forestal natural compuesto predominantemente por especies arbóreas nativas maduras, con diversas especies de flora y fauna asociadas, en conjunto con el medio que las rodea –suelo, subsuelo, atmósfera, clima, recursos hídricos-, conformando una trama interdependiente con características propias y múltiples funciones, entre ellas, nada más y nada menos que evitar inundaciones.

Así, las obras que realiza la Municipalidad de Berazategui en la costa del Río de la Plata en Hudson son una violación flagrante del artículo 2º de la Ley 26.331, (Ley de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos) que especifica: “durante el transcurso del tiempo entre la sanción de la presente ley y la realización del Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos, no se podrán autorizar desmontes”.

Nuestra denuncia sobre estas obras ilegales fue aceptada por el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) quien en febrero de este año intimó a la Municipalidad a la suspensión de las obras, en el marco del artículo 23 de la Ley  provincial 11.723, que exige un estudio de impacto ambiental previo que tiene como objeto la protección, conservación, mejoramiento y restauración de los recursos naturales y del ambiente en general. El Municipio desconoció tal intimación y continuó con las obras.

También hemos insistido, y los hechos demostraron que estamos en lo cierto, que la realización del murallón y camino costero no es más que una obra hidráulica solapada, con el objetivo de fondo de posibilitar la construcción de un decena de barrios cerrados en los terrenos que van desde el río hasta la autopista Buenos Aires – La Plata (ver artículo “Los bienes comunes no tienen dueño: No a la mercantilización de la naturaleza”).

Seis de estos barrios ya están en plena construcción, son Puerto Trinidad, Pueblos del Plata (que incluye cuatro zonas, Magallanes, Villalobos, Sebastián Gaboto y San Jerónimo) y Lagoon Hudson. Todos construidos sobre humedales ribereños y valles de inundación, que previamente se van rellenando. Toda esta región está dentro de la categoría II del reordenamiento territorial bonaerense, por ser zona de amortiguación de los bosques nativos ribereños, que son territorios totalmente intangibles, es decir, que no pueden ser alterados de ninguna forma.

Como siempre, el Dr. Patricio Mussi ha hecho silencio ante nuestra denuncia, la única voz que se escuchó fue la de su padre, Juan J. Mussi, quien en declaraciones a una radio local, señaló a El Foro de ser una “fundación” encabezada por un “comunista” (cualquier parecido con la Triple A no es mera coincidencia). El ex intendente Mussi dijo que desde El Foro nos oponemos “por la oposición misma” y aseguró que con esa obra van a favorecer a “un montón de ciudadanos” y que en esa zona “no hay árboles”.

Con estas declaraciones, el padre del actual intendente de Berazategui y presidente de la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires, elude cualquier oposición seria a nuestra denuncia, que no se fundamenta en un capricho ni en oportunidad politiquera de turno, sino en estudios científicos que -lamentablemente- se verifican con crudeza tras una semana de intensas lluvias. Nos encantaría estar equivocados.

 

Fotografías tomadas durante los días de lluvia en el lugar donde se construirán los barrios mencionados y que demuestran la condición de valles de inundación de esas tierras

 

 

También te podría gustar...