Los bienes comunes no tienen dueño: No a la mercantilización de la naturaleza

Uno de los temas más candentes de estos días en la Región Metropolitana son los negocios inmobiliarios en tierras del Estado o “privadas” con la construcción de decenas de barrios cerrados que afectan los espacios públicos –reservas, humedales, bosques etc.- violando innumerables leyes y exponiendo a miles de personas al flagelo de las inundaciones.

Sin lugar a dudas, las costas de los principales ríos bonaerenses son el punto determinante donde han puesto la vista los encargados de estos negociados. Siempre, o casi siempre, contando con el aval de funcionarios municipales, provinciales y nacionales.

Con el transcurrir del tiempo va quedando claro como es el panorama en la costa de Hudson y el porque de la defensa ciega que realizan los funcionarios de las obras que ilegalmente se han encarado hace ya unos años.

Recordemos que en septiembre de 2014 el Foro denunció, ante el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS), la acción devastadora del Municipio de Berazategui en la Ribera del Río de la Plata a la altura de la localidad de Hudson, en la que realiza un camino costero y un murallón para lo que previamente tiró abajo cientos de árboles e inició la inhumana acción de tapar los humedales ribereños. 

Cumpliendo con su deber, ya que la costa de Hudson está protegida por la Ley de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de Bosques Nativos, el OPDS -en febrero de este año- intimó al municipio a la suspensión de las obras en el marco del artículo 23 de la Ley 11.723. El gobierno municipal desoyó la intimación y continuó adelante con su obra devastadora.

En marzo y mayo nos volvimos a presentar ante el OPDS para denunciar esta nueva irregularidad, pero en esta oportunidad la autoridad ambiental de la provincia no ha actuado y la obra continúa.

Comenzamos a preguntarnos cuales eran los intereses que movía a un Organismo del Estado a no sostener sus propias resoluciones y el transcurrir del tiempo y una primera investigación nos fue aclarando el panorama.

Si uno quiere ir a comprar un lote en el barrio Puerto Trinidad, en especial los terrenos más cercanos a la costa, ocupados por humedales y el resto del bosque que se salvó de la topadora mussista se encontrará con algunas respuestas significativas. El propio personal encargado de la venta ante la consulta de por qué «están llenos de agua» (haciendo mención a los humedales) dijo » que no es un problema porque se rellenaban fácilmente, como ya se había hecho con otros lotes»; tampoco tenés que preocuparte de la resistencia de los “ambientalistas” porque «este emprendimiento cuenta con el visto bueno del municipio y de más arriba” (mas arriba seguro que no se refiere a la pachamama).

Para colmo Puerto Trinidad (un barrio que estuvo casi 20 años cerrado por estafas) no es el único, ya están construyéndose otros barrios en el lugar.

Los compradores de Puerto trinidad parecen quedar tranquilos con las certezas que los comercializadores tienen acerca del «visto bueno de los de arriba», del NO cumplimiento de las resoluciones del Organismo Provincial encargado de proteger el medio ambiente, parecen no preocuparse por rellenar humedales para construir sus mansiones… los preocupados somos nosotros, los que vivimos fuera de esos barrios y nos vamos a inundar, los que creemos que realmente la batalla para defender a la madre tierra es HOY y este mundo no podrá seguir resistiendo muchos años mas las envestidas de aquellos que ponen por delante el bienestar individual y los negociados antes que el buen vivir de la población toda.

Las inquietantes respuestas aclaran algunos aspectos y abren una serie de interrogantes. Vamos por los primeros.

El plan es construir en los terrenos que van desde la autopista Buenos Aires – La Plata (km. 32) hasta el río lo que denominan el Nuevo Berazategui en Hudson, para ello el Estado municipal gastó miles de pesos en pavimentar e iluminar la calle 63 desde la autopista hasta el río, lugar donde construyó una enorme rotonda de cemento volteando incontable cantidad de árboles en una zona de bosque (intangible para la ley de bosques nativos) y aunque en un primer momento algunos «románticos» pudieron creer que se trataba de un paseo para la gente de a pie, no… se trataba de un camino para el mega emprendimiento inmobiliario para pocos. Desde allí y ya costeando comenzó a construir un camino costero para el que siguió volteando árboles y tapando humedales, obra encarada con fondos del Ministerio de Planificación Federal, con un contrato por $123.567.102, 59 con la UTE conformada por la empresas José Treviño y Fontana Nicastro. 

Paso siguiente comenzaron las primeras maniobras (movimiento de suelos) para construir el complejo llamado Pueblos del Plata 4 barrios privados gestionados por Caputo Hermanos y Toribio Achaval, que tendrán lotes entre 600 y 1200 m2 y ocuparan 250 has. Es importante agregar que estos barrios tendrán su entrada por la magnifica calle 63 (“orgullo de todos lo berazateguenses”, según reza en la propaganda oficial) y que los barrios que se encuentran más hacía el este serán construidos sobre esos humedales que ya se comenzaron a ser degradados.

Enfrente, del otro lado de la 63, comenzaron apresuradamente las obras del llamado Lagoon Hudson.

Estos 6 barrios: Puerto Trinidad, Pueblos del Plata (con lo barrios Magallanes, Villalobos, Sebastián Gaboto y San Jerónimo) y Lagoon Hudson, son el comienzo del Nuevo Berazategui. (Parece ser que el Nuevo Berazategui, el del “progreso” y no se cuantas cosas mas… resulta ser para un puñadito bien pequeño de personas).

El segundo interrogante es si alguien informará cuantos millones de pesos se invertirán en este negociado inmobiliario destinado a los sectores más ricos de la sociedad y lo que es más importante aún ¿alguien se animará, en contraposición, a asumir que se destinó para los sectores más necesitados de la población? (Vale aclarar que esta información debería ser pública, así lo marca una de las características de toda «República»… pero parece que una vez más… puede fallar…)

Estamos ante un claro ejemplo de mercantilización de la naturaleza. Los humedales, ríos y bosques aledaños no son propiedad privada (aún aunque alguien haya conseguido un titulo de propiedad), son bienes comunes y los bienes comunes no tienen dueño. Los que tengan titulo de propiedad tienen la obligación de cuidar esas tierras.

Somos consientes que algunos funcionarios han salido a denunciar al Foro, utilizando los mismo argumentos que los de la tristemente célebre Alianza Anticomunista Argentina (Triple A), en todo caso esto confirma la justeza de nuestros reclamos y el pensamiento retrogrado de estos personajes que les impide acceder a cuestiones tan centrales como la defensa del ambiente. La sociedad debe interpelar a estos funcionarios y empresarios, claro ejemplo de la rapacidad del sistema, porque el futuro es hoy y nuestros padres nos han dejado la tierra para que la cuidemos para nuestros hijos, no para destruirla.

 

 

También te podría gustar...