IIº Conferencia mundial de los pueblos sobre cambio climático y defensa de la vida Tiquipaya – Bolivia

El coliseo de Quillacollo fue el escenario del acto de clausura de la II Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático y Defensa de la Vida. Más de 50 delegaciones durante tres días discutieron y aprobaron una propuesta que será llevada a la Cumbre del Cambio Climática de París, a realizarse en diciembre de este año, donde se buscará contrapesar los intereses de los países industrializados con un desarrollo equilibrado y de cuidado del medio ambiente.

El presidente Evo Morales aseguró que; «Todas las conclusiones de este evento, no sólo vamos a llevar, sino que vamos a defender. Preferimos estar sometidos a los pueblos y no a los imperios, y esa es nuestra lucha», remarcó, en el acto de clausura de la Conferencia de Tiquipaya.

Morales, quien cerró el Foro acompañado de los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, y de Venezuela, Nicolás Maduro, además del canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, convocó a las nuevas generaciones a ser antiimperialistas, «por principio de la vida», tomando en cuenta que urge frenar el calentamiento global, estimulado por los países capitalistas, para preservar la vida en el futuro.

Evo Morales remarcó la importancia de las conclusiones de la conferencia de Tiquipaya, porque surgen de los pueblos del mundo, que redactaron las propuestas para salvar la Madre Tierra del calentamiento global.

Entre las principales conclusiones, está la urgencia de crear un Tribunal Internacional de Justicia Climática y la necesidad de encarar una lucha sostenida para evitar que la temperatura terrestre suba más allá de 1,5 grados centígrados, porque lo contrario pone en riesgo el planeta y la humanidad.

El Presidente boliviano remarcó que su país se liberó «de la política imperial», razón por la cual insistió en que ahora los jóvenes deben asumir el compromiso de luchar contra el capitalismo y sus efectos contra el planeta.

Para leer el documento completo hace clic aquí

 

También te podría gustar...