Serio impacto ambiental con la construcción de las dos represas en el Río Santa Cruz

Sin estudio de impacto ambiental y contra la voluntad de los pobladores de la región el gobierno avanza con sus planes de construir las represas Cepernic y Kirchner.

 

Sin la suficiente (casi nula) información, como nos tienen acostumbrado el actual Gobierno, la Presidenta Cristina Fernández acordó en su viaje a China con las empresas de ese país Engineering Company Group y Gezhouba Group Company, el financiamiento de las represas Jorge Cepernic y Néstor Kirchner en la provincia Santa Cruz 

Las organizaciones sociales del lugar, que vienen desarrollando un denodado esfuerzo para evitar la construcción de esta megaobra, han vuelto a recordar que la obra no cuenta con ningún Estudio de Impacto Ambiental y afirman que en las actuales condiciones de construcción impactará directamente sobre los glaciares Perito Moreno, Upsala y Spegazzini. 

El glaciar Perito Moreno, una de las fuente de recursos turísticos más importantes del país por su incomparable belleza natural y reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, corre serio riesgo de desaparecer por la ambición de los negocios. 

Las represas se construirán sobre el Río Santa Cruz. Ese sinuoso curso hídrico de 385 km, que nace en el Lago Argentino, alimenta su cauce por el deshielo de los ventisqueros del Parque Nacional Los Glaciares y serpentea por la meseta hasta volcar sus aguas en el Atlántico, pronto desaparecerá del mapa. 

Su emplazamiento, afectará el desenvolvimiento natural de tres glaciares patagónicos mencionados, también modificará una geografía virgen, testimonio de las últimas glaciaciones, impregnada de yacimientos arqueológicos y convertida en acervo histórico a partir de las exploraciones que allí emprendieron Charles Darwin, Robert Fitz Roy y el perito Francisco P. Moreno. 

Tras estudiar el proyecto, el ingeniero civil Gerardo Bartolomé denunció que la cota máxima para la RNK, de 179,80 msnm, está fijada a una altura inadecuada, al mismo nivel promedio del Lago Argentino, lo que provocará -afirmó- un incremento del nivel del lago para que la represa pueda operar a máxima altura con ese caudal. 

Esto generará un efecto de mareas en un paso estrecho como es el Canal de los Témpanos -dijo- que erosionarán el frente del glaciar Perito Moreno, impidiendo su avance y, con ello, sus fabulosos megarrompimientos, cada cuatro u ocho años. 

En declaraciones a la prensa, el glaciólogo del Conicet Juan Pablo Milana, que días atrás realizó estudios de campo en el área, juzgó aún más amplios sus posibles efectos, al incluir impactos que podrían ser irreversibles también sobre los glaciares Spegazzini y Upsala. 

Milana comparó el proyecto de las hidroeléctricas con el de Futaleufú, del 78. «Esa represa, que se hizo para alimentar Aluar, inundó cuatro lagos de un parque nacional, sepultó bajo el agua la especie arbórea más antigua que se conoce, alerces de 4000 años, y borró del mapa los rápidos de Futaleufú, que eran la maravilla hídrica de Chubut. Por eso los mapuches la llaman Amutui Quimei (belleza perdida)». 

Por su parte, El Dr. Mariano Aguilar, presidente de la AAAAP y en nombre de la Asociación Argentina de Abogados Ambientales de la Patagonia, patrocinado por la Dra María Luja Pérez Terrone, abogada ambientalista y Directora Ejecutiva de la ONG Accionante, interpuso en diciembre pasado, ante la Corte Suprema de Justicia, una acción de Amparo, con el fin de que el máximo órgano de la justicia, impida la concreción de las represas Cóndor Cliff-La Barrancosa, dado que no se encuentra realizado el Estudio de Impacto Ambiental. 

El documento considera que tanto el EIA como la Audiencia Publica son «extremos obligatorio de todo emprendimiento de estas características” y señala que la medida de Amparo Ambiental Federal, busca cumplir las normas ambientales Ley Nº 25.675 «que han sido totalmente violentadas, ante la inminencia de su inicio (las Represas) en enero de 2015”, indica la presentación que sobre los objetivos de la misma aduce «la defensa del ecosistema existente en la zona, que incluye Lago Argentino, Glaciar Perito Moreno, Upsala y Zpegazzini, entre otros graves efectos que tendrá el complejo a construir”. 

En tanto el máximo órgano de la justicia argentina decidido el 30 de diciembre estudiar la presentación realizada por la Asociación de Abogados Ambientalistas de la Patagonia. 

La Patagonia es uno de los lugares aptos para desarrollar obras para la generación de energía eólica, pero nunca está en los planes. Es preferible la destrucción de uno de los lugares más importante y bellos del país, priorizando los negocios, antes que el estudio serio de cómo resolver el problemas eléctrico apelando a la energía limpia.

También te podría gustar...