TRES BASURALES A CIELO ABIERTO EN BERAZATEGUI

A la contaminación ambiental no la detiene ni la pandemia…

Tres basurales a cielo abierto existente en Berazategui, creado durante la pandemia, fueron denunciados por el Foro Regional en Defensa del Río de la Plata, la Salud y el Medio Ambiente esta semana en el Poder Judicial Bonaerense, precisamente en el Juzgado en lo Contencioso Administrativo N°4 de La Plata, a cargo de la jueza María Ventura Martínez, por su ilegalidad, por la  contaminación ambiental que generan y con ello, los perjuicios a la salud pública.

En el mapa provisto como prueba en la causa por este Foro, se puede ver la ubicación exacta de los nocivos basurales a cielo abierto:

Burbuja 1:

–              Ubicación: Av. Milazzo y calle 150, Plátanos.
–              Dimensiones: algo menos 2 hectáreas, aproximadamente.

–              Estado de situación: Aparentemente inactivo. Elevaron el terreno unos 2 metros, mayoritariamente son áridos, aunque al fondo del predio se ven residuos domiciliarios. Derribaron algunos árboles y una suerte de “bosquesito” de cañas. Aunque el terreno se veía recientemente alisado, no se divisaron maquinarias, ni actividad relacionada. El terreno sería municipal o del Parque Industrial Plátanos.

Burbuja 2

– Ubicación: a la vera de la autopista Buenos Aires-La Plata, altura calle 63, en el predio de la ex empresa Ripiolita S.A., en Hudson.
– Dimensiones: el terreno incluye 200 lotes, pero el basural no abarca la totalidad del predio.
– Estado de situación: Activo. Allí, ingresan incesantemente camiones transportando mayoritariamente residuos sólidos industriales, electrodomésticos y áridos, aunque también pequeñas cantidades de basura domiciliaria. Allí se preselecciona los mencionados elementos y lo que no se comercializa, se incendia por las noches para provocar una reducción, un achique, de esos residuos. Luego, esa reducción era usada de relleno, para elevar los terrenos del predio. Disgusto de vecinos por el humo, los olores y el peligro por las dioxinas provocadas por la basura quemada, que se tornaba pestilente. Los terrenos son privados, donde se construirá un futuro Emprendimiento Inmobiliario del tipo “barrio cerrado”, confirmó su propietario.

Burbuja 3

– Ubicación: bajada de la autopista Buenos Aires-La Plata, lado este, Berazategui.
– Dimensiones: alrededor de 16 hectáreas: de las calles 173 y colectora, entre las calles 17 y la calle 21.
– Estado de situación: Activo. Del 100 % del predio, 1/3 se encuentra la basura de todo tipo ya enterrada y cubierta con tierra, mientras que los 2/3 restantes los residuos se encuentra a cielo abierto. Se divisaron dos retroexcavadoras trabajando en el lugar. Los terrenos serían privados.

Así las cosas, será la justicia quien determiné los pasos a seguir de estos tres lugares donde el enterramiento de basura domiciliaria genera degradación de la tierra, del agua subterránea y del aire, donde los organismos públicos municipales y provinciales miran para otro lado frente a los hechos que afectan al hábitat.

De este modo, una vez más, los organismos de control público, que tiene como rol el “papel de policía” en materia ambiental,  que deberían velar por el cuidado del hábitat y la salud pública (léase Municipalidad de Berazategui y OPDS de provincia) brillan por su ausencia.

Basuras!!!

En Berazategui, el desmanejo en el tratamiento y disposición final de los residuos domiciliarios fue denunciado por este Foro Regional en Defensa del Río de la Plata, la Salud y el Medio Ambiente, desde sus inicios, hace 20 años. Aquí un breve resumen cronológico de los basurales:

• (2000) Barrio Asunción, calle 11 y 161: maquinaria municipal abrió un surco en la tierra, se enterró residuos domiciliarios durante dos semanas, luego se lo tapó con tierra y alisó. Hoy día hay una cancha de fútbol.

• (2001-2013) Empresa Lombrisur S.A., ubicada en la calle 524 entre 626 y 627 de El Pato, se realizaba enterramiento ilegal de residuos tóxicos y especiales. Después de más de una década de reclamos vecinales, pedidos de informes al ejecutivo municipal, intervenciones de ONG`s, informes desfavorables realizados desde medio ambiente provincial, clausuras, aperturas y nuevas clausuras; pero también aprietes de patotas y agresiones físicas severas a vecinos que reclamaban por los olores ácidos y nauseabundos, la empresa Lumbrisur fue clausurada “total y definitivamente” por las autoridades de la Municipalidad de Berazategui y por el Organismo Provincial de Desarrollo Sostenible.

• (2012-2013) Basural municipal en un terreno privado de El Pato: precisamente en la calle 525 entre 637 y 639, donde maquinaria oficial enterró basura durante más de un año. Los terrenos sumarían unas 13 hectáreas, propiedad del floricultor Jorge Kanashiro. Basural cerrado por la Justicia.

• (2013-2016) Basural “oficial” ubicado en 172 y 14, frente a la Planta de Tratamiento que no trata: se elevó la cota de la tierra en más de 2 metros, con basura de todo tipo en una superficie de unas 5 o 6 hectáreas aproximadamente. Se sepultó parte de los humedales allí existentes, un ecosistema rico en diversidad que genera muchos beneficios ambientales a la sociedad y donde se recarga el Acuífero Puelche, esa suerte de río subterráneo desde donde se extrae el agua que tomamos los berazateguenses. La Justicia cerró el basural.

• (2014-2017), Plátanos Norte: precisamente en un predio de 20 hectáreas ubicado en 166 y 33: este basural “oficial” se enterraba basura en dicho barrio, unos cien metros de viviendas y realizaban “quemas de achique” generando innumerables afecciones respiratorias y dérmicas entre los vecinos. Basural cerrado por intervención judicial: la municipalidad aún no remedió el daño ambiental causado.

• (2016) Parque Industrial El Pato: Basural oficial de unas 4 hectáreas ubicado a 300 metros de la Unidad sanitaria y la Delegación Municipal de El Pato. Basural cerrado por el reclamo vecinal. 

• (2017) Sobre Camino General Belgrano y brazo del Arroyo Conchita, basural “oficial” a cielo abierto de aproximadamente dos hectáreas. Basural cerró por el reclamo vecinal.

• (2018) Avenida 21 y 173: basural “oficial” con quema de reducción, denunciado por este Foro ante el Organismo Provincial de Desarrollo Sostenible (OPDS) provincial y ante el Defensor del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, con el asesoramiento y patrocinio de la Clínica de Derechos Humanos de la Facultad de derecho de la UNLP. Lo más grave se produce para el fin de año, cuando que el predio ardió por dos semanas consecutivas: en dos oportunidades intervinieron los bomberos de Berazategui, porque el humo emanado dificultaba la visibilidad de vehículos en un amplio sector de la autopista Buenos Aires–La Plata. Después de una larga lucha -que se libró fundamentalmente en el ámbito judicial- el OPDS clausuró el basural.

Evidentemente esa frase repetida hasta el cansancio sobre que “la pandemia nos está haciendo mejores”, no logra calar lo suficientemente hondo como para que la clase política decida bien, a favor del bien común, del ambiente y las personas: mientras la ley de humedales descansa el sueño de los justos, caminó a perder su estado parlamentario por 3° vez; mientras las factorías chinas de cerdos empiezan el desembarco en Chaco; cuando 11 provincias ardieron a la vez, hace unos meses y la ayuda federal no se notó; mientras se realizan nuevas prospecciones sonares en el mar argentino, en busca de petróleo, a un alto costo natural; mientras se anuncian nuevos emprendimientos mineros en Chubut (cuando la gente ya le dijo NO! en un plebiscito); cuando imponen el trigo transgénico pese a los alertas de la comunidad científica; cuando se profundiza el ciclo contaminante de semillas modificadas-siembra directa-glifosato=muerte… es porque no estamos aprendiendo nada.

El pago chico, Berazategui, es un reflejo de lo que sucede en el país: se incendiaron unas 200 hectáreas de bosques nativos y humedales en setiembre, en la zona ribereña de Hudson y Pereyra; emprendimientos inmobiliarios que avanzan destruyendo bosques ribereños en Hudson; obras publicas de infraestructura que cortan el flujo de agua hacia la selva marginal, condenándola a desaparecer y tres nuevos basurales a cielo abierto en Berazategui.

Parece ser que el medio ambiente en Berazategui, solo es piripipi…

Existen varios ejemplos de distritos que realizan el tratamiento integral de residuos domiciliarios, con separación en origen: recuperan verdaderamente lo reciclable (lo “vendible”) sin contaminarse con lo orgánico, que es lo que se pudre, y genera un sinfín de males ambientales… Solo falta la decisión política de hacerlo y no seguir “fundando” basurales a cielo abierto.

También te podría gustar...