Asesinan a Berta Cáceres: La Madre Tierra perdió a una de sus grandes defensoras

Berta CáceresEn la madrugada del jueves 4 de marzo fue asesinada en la ciudad de La Esperanza, a unos 300 kilómetros al oeste de Tegucigalpa, Honduras, la ecologista y defensora de los Derechos Humanos  Berta Cáceres.

Cáceres era líder de la comunidad indígena lenca y una prominente defensora de los derechos humanos.

Los asesinos entraron a la fuerza en su vivienda para cometer el crimen. A pesar de que Berta debía tener custodia policial, en esos momentos no había nadie brindándole protección. La policía dice que se trató de un intento de robo, su madre a dicho “todos sabemos que fue por su lucha».

Al momento del ataque, Berta estaba acompañada del mexicano Gustavo Castro Soto, miembro de la organización civil Otros Mundos Chiapas, dedicada a la protección de medio ambiente y con actividades contra la minería. El activista resultó con heridas leves, y se encuentra bajo la peligrosa protección de la policía hondureña.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) había establecido medidas cautelares de protección para Cáceres, quien recientemente denunció amenazas en su contra. Días antes del crimen la activista denunció que cuatro de sus compañeros habían sido asesinados y otros más recibieron amenazas.

En abril de 2015 Berta Cáceres recibió el Premio Medioambiental Goldman, la mayor distinción para activistas que luchan por el medio ambiente, que se otorga desde el año 1990. Ese mismo mes se revelaba que Honduras registraba el mayor número de asesinatos de ambientalistas por habitante con 12 asesinados en 2014.

De acuerdo con un informe de la organización no gubernamental Global Witness, con sede en Londres -publicado por TeleSur-, Honduras es uno de los países más peligrosos del mundo para los defensores de los derechos medioambientales, junto a Perú y Brasil.

Según el documento, entre los años 2002 y 2014 se registraron un total de 111 asesinatos vinculados a personas defensor del medio ambiente.

Global Witness cuestionó que líderes internacionales se reúnen para discutir sobre el cambio climático; mientras los defensores del medio ambiente son asesinados de forma impune y sin cobertura mediática.

Cáceres fue la fundadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas (Copinh).

La líder indígena organizó a la comunidad lenca contra la construcción de un proyecto hidroeléctrico del Banco Mundial en la región noroeste de Honduras.

El Copinh llevó adelante una denodada resistencia en contra del Proyecto Hidroeléctrico «Agua Zarca»,  represa que se intenta construir en el Río Blanco, lugar sagrado para la etnia lenca.

El Consejo denunció que 50 familias lencas de la comunidad de La Jarcia, Guisé, en el departamento de Intibucá, fueron desalojadas con violencia para avanzar con este proyecto.

Organizaciones internacionales condenaron el asesinato de Berta: «Este asesinato evidencia la falta de voluntad de las autoridades hondureñas para garantizar la protección de los defensores de los derechos humanos», indicó en un comunicado emitido en París por el Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos.

Por su parte, en México la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA) demandó al gobierno de Honduras que garantice la protección a la vida de Castro Soto y los miembros del Copinh.

También te podría gustar...