Barrio privado Abril. A DESALAMBRAR

Carpinchos

Los alambrados son un símbolo de fin o protección de algo. Una demarcación para protegerse de alguien o impedir una fuga. En los barrios privados, además, son símbolo de autoencierro y protección de quienes creen que les acechan la sacrosanta propiedad privada.

Se está poniendo de moda que estos barrios cubran el perímetro con alambrados de más de de 2 metros de altura, electrificados y sumamente iluminados.

En nuestra región, los barrios cerrados se construyen en zonas que fueron zonas boscosas y con humedales, los que obviamente estaban y están habitados por animales nativos de diversas especies. Pero los señores, que se sienten dueños del todo, instalan los alambrados y entre otras cosas expulsan a los animales afuera de sus lugares naturales, afuera de su hábitat, afuera de sus nidos, afuera de sus refugios. Burlándose de la obligación de preservar el patrimonio natural y cultural y la diversidad biológica.

Una denuncia tomada por los medios de información periodística ha mostrado en los últimos días lo que pasa desde siempre con los carpinchos y garzas que habitan naturalmente nuestra región y que hace apenas unos años les “usurpó” el Barrio Privado Abril, entre otros.

En hora buena esta reacción, de algunos vecinos del mismo barrio y de parte de la sociedad, pero quizás sea útil sumar a esta preocupación lo que sucede con las decenas de especies de pájaros que desaparecen cuando se destruyen los bosques, que son hábitat y corredores de diversas especies que ya no los pueden utilizar. El efecto es el mismo.

Quizás convenga recordar que la LEY Nº 22.421 de CONSERVACION DE LA FAUNA en su art. 1º dice que: “Declárase de interés público la fauna silvestre que temporal o permanentemente habita el Territorio de la República, así como su protección, conservación, propagación, repoblación y aprovechamiento racional”.

Y establece que “Todos los habitantes de la Nación tienen el deber de proteger la fauna silvestre…”.

Debido a la rápida reacción, oportuna denuncia y medidas en consecuencia por parte de los Guardaparques de Pereyra las autoridades y la Justicia están actuando. Nos sumamos a ese reclamo y exigimos que en todos los casos se cumpla con lo que marca la ley.

Los incalificables habitantes de Abril, deben recordar que también para ellos están hechas las leyes. No lo olviden.

También te podría gustar...