Desechos químicos industriales causan nube tóxica en la Planta de pre-tratamiento líquidos cloacales de Berazategui

Encontraron ácido sulfhídrico y cianhídrico entre los líquidos cloacales

 

Vista aérea de la planta de pretratamiento en construcción

 

Fue solo un susto… pero podría haber sido una tragedia…
El Foro Regional en Defensa del Río de la Plata, la Salud y el Medio Ambiente, obtuvo la información de que mientras se realizaban pruebas de circulación de fluidos en un sector de la Planta de Desechos cloacales de Berazategui, ubicada en la ribera de ese distrito, un grupo de trabajadores sufrió ardores en la piel, dolores  de cabeza, vómitos y distintos malestares repentinos, por lo que se evacuó ese sector de la planta y se atendió a los afectados por la nube tóxica. 

Posteriormente, un grupo de investigadores tomó muestras de líquidos y gases y se determinó la presencia de gas sulfhídrico en una proporción de entre 40 y 50 partes por millón (ppm.). Un miembro de este Foro entrevistó a un profesor secundario, sobre las características de dicha sustancia y aseguró que posee un “olor penetrante e irritante, que provoca dolor de cabeza, irritación de las zonas de la piel expuestas y vómitos”. Además, aportó un dato a tener en cuenta: al ser más pesado que el aire, dichos gases se mantienen sobre la superficie, no se elevan, y son inflamables, combustibles… 

El otro gas encontrado fue el que realmente preocupó: se encontraron 2 ppm. de un derivado del cianuro, el gas cianhídrico, que provoca irritación de todo el sistema respiratorio y puede llegara a la asfixia. El límite mortal para quienes estén expuestos a respirar esas sustancias es entre 3 y 4,5 ppm; y se encontraron 2 ppm. 

Frente a tales resultados la empresa Agua y Saneamiento Ambiental (AySA) y la empresa constructora a cargo de la construcción decidieron implementar una suerte de cerco perimetral de acceso restringido de 15 metros a la redonda del lugar del siniestro. Y quienes lo hacen, están provistos de máscaras de respiración con filtros para vapores orgánicos y trajes enterizos impermeables. 

De este modo, con dicho incidente ambiental lo que queda claro es que las empresas y compañías continúan arrojando ilegalmente sus nocivos y pestilentes desechos industriales a la red cloacal y que terminará en el Río de la Plata, afectando su fauna ictícola y la salud de quienes allí se bañen. 

Y lo que también queda claro es que quienes deberían controlar el descarte de los efluentes industriales –sean estos organismos comunales, provinciales o nacionales- no lo hacen como deberían. 

La nube tóxica de la planta de pre-tratamiento de Berazategui es un ejemplo práctico de contaminación ambiental, que le podría haber costado la vida a algún trabajador por la negligencia de algún/os empresario/s y por el no control del Estado.

También te podría gustar...