La basura no tratada enferma y mata

CEAMSE Villa Domínico - Pozo con líquidos lixiviados a orillas (calle por medio) del arroyo santo Domingo.

Uno de los principales problemas ambientales y sanitarios que ya sufrimos los habitantes de las grandes ciudades es, sin lugar a dudas, qué hacer con los residuos sólidos urbanos e industriales.

Las distintas plantas de la CEAMSE se convirtieron en generadores de enfermedad y muerte. Las autoridades hace años que dan vuelta en torno al tema sin decidirse a meterle mano a la cuestión.

Organicemos el reclamo para que las autoridades respeten la ley 25.916 y se comienzen a construir plantas de tratamiento integral. Cualquier plan debe tener como punto de partida, la separación en origen, la recuperación y el reciclado. Junto a ello es necesario que el Parlamento apruebe las leyes de envases y de responsabilidad industrial: quien genera los residuos debe hacerse cargo de ellos.

Según sostiene Ricardo Natalichio, Director de EcoPortal: “…el hombre comenzó a llamar materia prima a la naturaleza y a utilizarla de una forma desordenada, inconsciente y excesiva. Poniendo como excusa el desarrollo, se empezaron a explotar más y más intensamente los recursos naturales. Se iniciaba la Era del consumismo y con ella el concepto de que quien más basura produce, es más feliz. Esta Sociedad de Consumo, afirma, es a todas luces ambientalmente insostenible”.

La realidad nos muestra que en materia de consumo, no debemos pretender compensar para arriba, sino que es necesario compensar para abajo, porque el verdadero y único camino para detener el colapso ambiental que provoca la acumulación de basura es la reducción de los niveles de consumo.

Según un estudio realizado por el Foro Regional en Defensa del Río de la Plata, la Salud y el Medio Ambiente, en los últimos años las naciones industrializadas han cuadruplicado su producción de desechos domésticos, incrementándose esta cifra en un dos o tres por ciento por año. El volumen de producción de desechos es inversamente proporcional al nivel de desarrollo del país. Diariamente consumimos o tiramos a la basura gran cantidad de productos de corta duración, desde los pañales descartables o toallas higiénicas de uso femenino, hasta el diario.

Hoy en nuestro país se estima que los envases de los productos representan el 40% de la basura doméstica, siendo nocivos para el medio ambiente y además encarecen el producto. La cultura consumista nos ha llevado a priorizar el “paquete” por encima del producto.

Una vez puesta la basura en la bolsa y dejada para ser recogida el problema pasa a ser un asunto municipal, quienes en el mayor de casos llevan lo que recogen a los llamados cinturones ecológicos (en el caso de Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires) o las conocidas “quemas” en las ciudades más chicas.

Hay algunas, aunque pocas, experiencias de municipios que reciclan los Residuos Sólidos Urbanos – RSU- (Trenque Lauquen, Laprida, Saladillo, entre otros en Buenos Aires). La solución, como explican, en las fuentes a las que hemos recurrido tienen en cuenta:

  • La generación de menos RSU
  • La separación en origen
  • La recolección diferenciada
  • El reciclado, recuperación y reutilización.
  • Deposición final en lugares correcta y científicamente preparados, ubicados en lugares no poblados ni aptos para la producción.
  • La creación de una ley de envases, que vuelva a las botellas retornables.
  • Una ley de responsabilidad industrial, que parta del principio de que quien genera la basura es el responsable de su tratamiento.

Estos pasos requieren de una firme posición de los gobiernos, de un cambio de cultura y educación ciudadana y de modificaciones en el sistema económico y de apropiación de la riqueza. Ya que se debe abandonar la idea del consumismo, uno de los males de la “modernidad”.

En el trabajo “Recursos en llama”, producido por Brenda Platt para la GAIA -Alianza Global Anti-Incineración. Plantea que “A pesar de la importancia del reciclaje, tal están las cosas en nuestro tiempo también tiene sus limitaciones (aunque es el mejor método conocido). El actual volumen, la variedad y toxicidad del flujo de materiales descartados hacen que el reciclaje y el compostaje sean cruciales, sin embargo, estas medidas no son suficientes, mientras nuestras industrias continúen utilizando materiales tóxicos persistentes en sus procesos y productos, el reciclaje y otros programas que desvían residuos de la disposición se encontrarán con materiales que sencillamente no podrán recuperarse de manera segura”.

En la pirámide de responsabilidades, el ciudadano común aparece en la parte inferior

La acumulación de RSU genera tres grandes grupos de problemas:

Contaminación del agua, debido a los líquidos lixiviados. Que percolan el suelo hasta detenerse en las napas de agua. Es necesario asumir que según un estudio de las Naciones Unidas (comentario publicado en el diario Clarín del 23 de marzo de 2010) “Las consecuencias relacionadas con el consumo de agua potable provocan cada año más víctimas mortales en todo el mundo que cualquier tipo de  violencia, incluida la  guerra”. Dato difundido por la ONU al recordarse el 22 de marzo el Día Mundial del Agua. Las enfermedades que se propagan por el agua causan cada año la muerte de más de 1,5 millones de niños, es decir que cada 15 segundos muere un niño por una enfermedad causada por la falta de acceso a agua segura para beber.

En nuestro país, dos de cada cinco camas ocupadas en los hospitales públicos, es debido a enfermedades contraídas por tomar agua en mal estado, en las regiones ribereñas la cifra crece a tres de cada cinco.

Contaminación de aire, debido a los gases que generan los residuos. Este fenómeno no se resuelve con el sistema de rellenos sanitarios debido a que los gases son venteados, ni con el sistema de incineración ya que el mismo produce dioxinas. Más del 50% de los 160 gases (aproximadamente) que producen los residuos urbanos son altamente contaminantes y uno de los principales generadores del efecto invernadero.

Los incineradores de residuos:

  • Generan contaminación,
  • Dañan la salud pública,
  • Desperdician energía y materiales,
  • Socavan la prevención de la generación de residuos y los enfoques racionales para el manejo de residuos,
  • Manejan incorrectamente las cenizas,

Contaminación del suelo. La contaminación del suelo representa una serie de consecuencias y efectos nocivos tanto para el hombre, como así también para la flora y la fauna en general. La amplia variedad de repercusiones toxicológicas depende en gran medida de cada sustancia particular con el que se ha degradado la salud del suelo.

La primer consecuencia de esta contaminación repercute en la vegetación, las plantas se degradan y se reduce considerablemente la variedad de especies, las que aun sobrevivan presentarán aspectos débiles y su proceso natural se dará con dificultad.

De esta misma absorción de contaminantes a la flora las consecuencias se extienden a la fauna que la consume. Los daños que puede sufrir el hombre bien pueden ser en base a la ingestión o al contacto dérmico con estas sustancias, pudiendo provocar casos de intoxicaciones por metales pesados, por ejemplo.

Un suelo contaminado dificulta el desarrollo de la vida de la fauna, sin existir alimento ni agua limpia, las especies migran o sufren daños irremediables en su cadena de procreación. Con este proceso se sufre entonces lo que se llama “degradación paisajística” y por ende una “pérdida en el valor del suelo”, las actividades agropecuarias se detienen, la fauna desaparece y la tierra queda inútil.

Según el Prof. Fernando A. Bonfanti, del Instituto de Geografía de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional del Noreste – Chaco-, “los suelos pueden ser alterados en su estructura debido a la acción de los líquidos percolados, que al contaminarlos, los dejan inutilizados por largos periodos de tiempo”, esto sucede tanto con los grandes basurales a cielo abierto como con los pequeños lugares que se arroja basura constantemente en lugares predeterminado en la mayoría de las grandes ciudades.

Es de interés señalar, que no nos referimos sólo a los lugares donde se depositen los RSU, sino también a los alrededores del mismo ya que los líquidos lixiviados se desplazan en forma horizontal y vertical en búsqueda del agua.

También te podría gustar...

Deja una respuesta