La costa de Quilmes: Mar del Plata de los pobres

Panorama habitual de la costa

Como sucede año tras año y cuando el calor hace sentir su rigor hacer notas en la costa de Quilmes se convierte en moneda corriente para los medios de difusión, particularmente los canales de televisión. En estos días fue el turno de Telefe quien le dedicó 8 minutos de su noticiero a mostrar como la gente se baña en las aguas del Río de la Plata a pesar de la prohibición de hacerlo, debido a que sus aguas están contaminadas. Pero de los motivos por el cual el Río de la Plata es el tercer río más contaminado del mundo ni una palabra. De esta manera transforman a las victimas en culpables de la situación.

Hace unos 50 años la ribera quilmeña era una de las playas más concurridas de la región. La gente llegaba de Capital y distintas partes del conurbano. Era una fiesta disfrutar de estas costas, pero lo que antes era una fiesta hoy se transformó en un peligro. Ver las aguas contaminadas con desechos cloacales e industriales, basura flotando, peces muertos y en medio de ello quienes no tienen otra alternativa para pasar sus vacaciones, es una responsabilidad de las autoridades que a lo largo de todos estos años permitieron y permiten que el Río de la Plata se encuentre en situación terminal.

En el trabajo de Telefe profesionales de la salud comentaron que el agua en esas condiciones provoca erupciones en la piel, gastroenterocolitis, y otras enfermedades producidas por la presencia de Escherichia coli. Son numerosos los casos de accidentes por heridas cortantes, etc. Paradójicamente la periodista resalta que el Municipio de Quilmes tiene planes para “modernizar” 10 km de costas, haciendo alusión al emprendimiento inmobiliario de Techint -llamado Nueva Costa del Plata-, lo que traerá aparejado una peor situación para la realidad del río y la región.

Por esas paradojas de la vida, el mismo día a apenas 4 kilómetros de allí, a orillas del mismo río pero en las costas de Berazategui, el vicepresidente de la Nación, Amado Boudou, junto al intendente Municipal, Patricio Mussi y el secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, doctor Juan José Mussi, se encontraban recorriendo la Planta de Pretratamiento de líquidos cloacales, obra que requiere una inversión de 700 millones de pesos y no resolverá los problemas principales de contaminación (descargas orgánica y química) del río más ancho del mundo.

Muchas fueron las flores que se repartieron entre los funcionarios, aunque nadie dijo que la obra solamente está integrada por una estación elevadora de entrada, unidades desarenadoras y desengrasadoras equipadas con puentes barredores de fondo y de superficie, instalaciones para transporte y acondicionamiento para la disposición de los sólidos retenidos en el proceso e instalaciones auxiliares. Nadie hablo de procesos físicos y químicos para tratar los contaminantes. Nadie habló de la segunda etapa, la extensión del difusor, la parte más trascendente de esta intrascendente obra. A pesar de que el vicepresidente de la Nación habló de planta de tratamiento, lo que se construye en Berazategui es apenas una planta de pretratamiento.

Todos los años los canales de televisión volverán a la costa de Quilmes a ver como los pobres pueden paliar el calor de los veranos cada vez más severos, aunque nunca digan que pasa durante el invierno con la salud de quienes “irresponsablemente” se bañen en las aguas del Río de la Plata.

Desde el Foro Regional en Defensa del Rió de la Plata, la Salud y el Medio Ambiente seguimos denunciando, que los culpables no son los vecinos que ingresan al río sino los que contaminan  sus aguas. En esta larga lista hay que poner a las miles de industrias que arrojan sus efluentes en el Reconquista, el Riachuelo, los arroyos de la zona sur que desaguan directamente en el río, el Polo Petroquímico de Dock Sud, el Ceamse, la Papelera Smurfit Kappa, la construcción de una planta de tratamiento de líquidos cloacales totalmente insuficiente, etc. etc. En esta lista de responsabilidades hay que poner a las autoridades políticas, desde el Ejecutivo Nacional, Provincial y Municipal, a los jueces corruptos y los organismos de control.

Así mismo, estas autoridades son las que hoy están empeñadas en autorizar la contaminación y la destrucción de las selvas marginales y humedales que realizan el filtrado natural de las aguas. La falta de las mismas haría que la situación fuera mucho peor, aumentando el calentamiento global y la contaminación en las aguas del Río de la Plata.

Río de la Plata, 18 de enero de 2013

 

Foro Regional en Defensa del Río de la Plata, la Salud y el Medio Ambiente

También te podría gustar...