Vivir en armonía con la naturaleza es la única alternativa

Audiencia hudson imagen 3Defender los bosques nativos ribereños en Berazategui es una batalla permanente que necesita de la participación de la mayoría de la población.

Si bien las autoridades municipales, obligadas por la Justicia, van cumpliendo con pautas fundamentalmente administrativas como es la presentación del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) y la convocatoria a la Audiencia Pública, que se llevará a cabo el miércoles 19 de octubre, el tema de fondo aún está por resolverse.

Desde que realizamos la primer denuncia sobre la violación de la Ley de Bosques en la Costa de Hudson, en septiembre de 2014, han pasado dos años y aún no se ha logrado detener definitivamente la construcción del murallón y el camino costero, que tal cual lo especifica el EIA, tendrá un extensión real de 5 kilómetros, lo que pone en riesgo de extinción a toda la biodiversidad ribereña.

Apelando a todo tipo de artimañas el Municipio tardó más de un año en detener la obra del primer kilómetro (es decir desde la Av. 63 hasta la entrada del barrio cerrado Puerto Trinidad), por eso hoy nos encontramos ante la realidad de una obra parada pero que de cualquier manera está cumpliendo una parte sustancial del proyecto oficial. Ir secando los humedales costeros.

Con la construcción del murallón y el entoscado para el futuro camino ya logran el objetivo de romper la normal relación entre el río, el bosque y los humedales y de esta manera proteger el negociado inmobiliario, objetivo final de la obra.

Ya han desmontado más de 10 hectáreas de bosque nativo para avanzar con la obra de infraestructura en cuestión, además se está realizando uno de los mayores movimientos de tierra que sufriera Berazategui en toda su historia, para poder avanzar con la construcción de Puerto Trinidad, Lagoon Hudson y Pueblos del Plata, 6 barrios privados que se construyen sobre los humedales y bosques. La presencia de las retroexcavadoras, niveladoras y otras maquinarias pesada, que extraen y distribuyen tierra y tosca de un lado para otro, se ha convertido en parte lamentable de un lugar que en pocos años dejará de ser un pulmón natural y se convertirá en causal de grandes inundaciones y serios problemas para la salud. Ya se elevó la cota de la tierra en más de 2 metros, con lo que sepultaron una parte de los humedales y, con ello, su función vital en el ciclo hidrológico de esa región.

En la Audiencia Pública del 19 de octubre debemos dejar claramente especificado que la obra en cuestión no tiene nada que ver con el progreso, en todo caso es el caramelo que le ofrecen al pueblo para posibilitar los grandes negociados inmobiliarios. Venden la construcción de un “paseo costero”.

En la costa de Hudson no habrá progreso. Todo lo contrario, será un severo retroceso con consecuencias graves en se podrán observar en poco tiempo si no se logra que la Justicia falle sobre la causa de fondo y obligue a remediar lo destruido (es decir derrumbe el murallón, levante el entoscado, libere los humedales, reforeste el lugar y detenga la construcción de cualquier emprendimiento. Y esto, la experiencia nos ha enseñado, solo se consigue con la movilización social.

Se trata de hacer cumplir con lo que marca la Ley Nacional de Bosques que impide este tipo de obras y de aplicarse responsablemente debe proteger los pocos bosques nativos que quedan en nuestro país.

También te podría gustar...