Más de un centenar de vecinos rezaron por la vida, la justicia y la NO violencia

Son quienes están por estos días amenazados por la instalación de la Subestación Rigolleau, en Berazategui, cuya obra está siendo realizada por la empresa EDESUR bajo el consentimiento del Gobierno  Municipal y Nacional a través del ENRE (Ente Nacional Regulador de la Electricidad).

Esta obra tiene previsto transformar energía de alta tensión para lo cual llegarían a la misma dos ternas de 132.000 voltios que viajan por debajo de las casas de los vecinos, que anoche le pidieron a DIOS que los escuche y que ilumine los corazones de quienes deliberadamente avanzan con una obra que pondrá en riesgo la salud de quienes habitan el lugar.

“No se rindan, no se vendan, a mi barrio lo compraron ofreciendo dinero y trabajo” denunció Alicia, una vecina de Ezpeleta que vive el devastador efecto de los campos electromagnéticos que emite la subestación SOBRAL y su distribuidora en al barrio lindero al cementerio de esa localidad. La mujer explicó que “el barrio no se unió y no reaccionó a tiempo y ahora muchos ya están muertos”.

“Mi padre falleció el año pasado y mi prima perdió a su mamá y a su hermana, mientras en otra casa del barrio tres hermanitos se quedaron huérfanos en el transcurso de dos años”, estos conmovedores relatos formaron parte de la misa popular que se realizó anoche con los sacerdotes que acompañan desde siempre a los vecinos en esta lucha.

Los vecinos de Berazategui rezaron y entonaron oraciones ecuménicas ante la Virgen de Lujan que está apostada en la esquina de la subestación, para lo cual debieron PEDIR PERMISO a la policía que desde hace un mes tiene vallado el barrio para permitir avanzar con una obra inescrupulosa, que necesita de violencia para instalar la muerte.

En la noche del viernes 9 de marzo, los vecinos expresaron ante la virgen que NO SE RENDIRAN, que la vida NO TIENE PRECIO y que las vallas que hoy instalan el miedo en Berazategui se caerán junto con esa obra que pone en riesgo a la salud y amenaza la vida. 

La cerebración ecuménica terminó entonando una canción que los vecinos cantaron a viva voz “te han sitiado corazón y esperan tu renuncia…los únicos vencidos corazón, son los que no luchan”.

Vecinos Autoconvocados por la VIDA

 

También te podría gustar...